BOIRO – El primer incendio más devastador del verano en la comarca, que fue provocado, calcina 8,6 hectáreas de zona arbolada entre Montaña y Escobias

montaña25 montaña9

montaña19 montaña20

montaña2 montaña22

montaña3 montaña4

montaña5 montaña6

montaña7 montaña8

montaña11 montaña12

montaña13 montaña14

Un incendio forestal, cuya densa humareda era visible desde varios kilómetros a la redonda, se declaró a la una y cuarto de la tarde de ayer en una zona de monte entre Montaña y As Escobias, en la parroquia de Santiago de Lampón, donde ardieron 8,6 hectáreas, en su mayoría de arbolado, convirtiéndose en el más devastador de lo que va de temporada. El fuego se inició cerca de una pista de tierra y las llamas se encontraron con una situación propicia para su rápido avance, como la abundante maleza seca y el viento reinante en un principio, por lo que ascendió por la ladera, pero también bajó, aunque de forma más lenta, hacia la pista asfaltada que une los dos lugares y en dirección hacia un núcleo de viviendas, cuyos vecinos eran incapaces de permanecer en las mismas debido a la proximidad de las llamas, mientras no había rastro del pirómanos, aunque los cuerpos de seguridad ya pusieron a funcionar toda su maquinaria para dar con él. Un vecino de la zona ibdicó que vio salir de la zona donde se inició el incendio un coche de unas determinadas características, por lo que no sería de extrañar que ya estuvieran detrás de él.

montaña15 montaña16

montaña17 montaña18

montaña21 montaña23

montaña24 montaña10

Para sofocar el fuego, se movilizaron un hidroavión y un helicóptero, que también transportó a los 16 integrantes de una cuadrilla y los dejó sobre el terreno para tratar se sofocar el fuego. Se emplearon 6 motobombas, 6 brigadas forestales -cuatro del distrito de O Barbanza y dos de Ordes-, así como dos agentes forestales, el servicio de emergencias boirense y los Bomberos de Boiro, ya que hubo momentos en los que el incendio amenazó con aproximarse a casas. También acudieron patrullas de la Policía Autonómica y de la Guardia Civil. El fuego fue controlado en torno a las seis menos cuarto de la tarde, pero los medios continuaron un par de horas más en la zona para refrescar el terreno, sobre todo el perímetro. Una brigada quedó de retén para atajar reproducciones. Según las primeras hipótesis, se cree que el incendio fue provocado y que se inició en un único foco. La alta temperatura que se registró en la zona, que se vio incrementada en varios grados por el calor que desprendían las llamas, provocaron que algunos vecinos de la zona, como es el caso de un niño de nombre Francisco, buscasen donde refrescarse, como fue en el caso de una fuente.

IMG_20150621_090106

Dos horas antes se registró un conato en Santa María do Castro, donde intervinieron para apagarlo un agente, una brigada y una motobomba. Y a las 19.30 se inició un incendio en Espiñeirido, que fue sofocado por el GAEM riveirense, Protección Civil de O Son, Bomberos de Ribeira y un agente, y la superficie quemada fue reducida, según indicaron fuentes de los medios de intervención. Cabe señalar que cuatro integrantes del GAEM, junto a otros tantos voluntarios de la agrupación Protección Civil ribeirense, participaron durante el resto del día en un operativo especial de vigilancia en las playas del municipio, en donde afortunadamente no hubo que lamentar ninguna incidencia grave, pese a que se cumplieron los pronósticos e una gran afluencia a los arenales de la localidad, como en el resto de la comarca.