RIANXO – El septuagenario que conducía ebrio y en dirección contraria en el accidente de la Autovía en que murió una pareja se podría enfrentar a una pena mínima de 5 años de cárcel

DSC_0533

El coruñés Víctor Bouzas será el abogado contratado por las familias de Antonio Collazo Moares, de 39 años y vecino del lugar de Quintáns, en la parroquia rianxeira de Isorna, y su pareja y acompañante, María Asunción Camino Sanz, de 40 años y natural de Madrid, que fueron las víctimas mortales en el accidente registrado el pasado domingo en la Autovía do Barbanza, a su paso por Rianxo. Un aspecto en el que trabaja el letrado, a la espera de conocer el contenido del informe de la Guardia Civil de Tráfico, es la petición de cárcel para el conductor responsable de dicho siniestro, M.V.G., de 70 años y vecino de Cures, que circulaba en dirección contraria y dio positivo en la prueba de alcoholemia. Según indicó Bouzas, los delitos que se le imputan, de conducción temeraria y contra la seguridad del tráfico con el resultado de un homicidio por imprudencia, supondrían una pena de un mínimo de 5 años de prisión.

Del mismo modo, este abogado apuntó que los familiares se interesaron por la posibilidad de que el conductor responsable pueda ingresar en prisión preventiva, algo que se abordará cuando la juez instructora del caso en Padrón le tome declaración, y se conozca la petición de la Fiscalía, pero aseguró que el pedirá lo que le digan las familias. De todos modos, ve poco probable que la juez pueda concederla ya que no parece que haya riesgo de fuga, se trata de una persona con arraigo y tampoco existe una alarma social.

Del mismo modo, aunque señaló que la familia se encuentra muy desolada y que sólo se plantea que el responsable pague por lo que ha hecho con la cárcel, ya se ha abierto otra vía en la que también se estaría hablando de una reclamación económica, que podría ascender a un montante total de unos 350.000 euros, atendiendo al último baremo de indemnizaciones por muertes en accidentes de circulación, y que percibirían tanto los familiares de Manuel Collazo, entre los que se encuentran sus dos hijas, y los de Asunción Camino.