RIBEIRA – El Concello realizará ajustes en el entorno de la Praza do Centenario para dar solución a los atascos

Las retenciones que se registran en ese entorno tienen su origen en el goteo continuo de gente cruzando por un paso de peatones y las paradas de bus que ocupan total o parcialmente algún carril de circulación

Las pruebas realizadas hace un año para comprobar la evolución del tráfico en el centro del casco urbano de Ribeira, y que fueron tan criticadas por la ciudadanía al realizarse hace un año y también durante las fiestas de verano de 2016 permitieron comprobar cuales son los daños colaterales que trae consigo la implantación de la peatonalización en los tramos iniciales de la Avenida Rosalía de Castro y las calles Galicia y Cristóbal Colón. Una vez detectados esos problemas, se van a acometer algunos ajustes que afectan mayormente a la Avenida Miguel Rodríguez Bautista, en el entorno de la Praza do Centenario.

Además de cambiar la orientación de los semáforos, en la Rúa Mariño de Rivera -está previsto mantenga el nuevo sentido de la circulación que se le ha dado de salida desde la Praza do Concello- y de regularlo con los otros existentes en esa intersección con la Avenida Miguel Rodríguez Bautista, se pretende acabar con el problema de los considerables atascos que se generan por el goteo continuo de gente, especialmente en horas punta (9.00, 14.00 y 18.00), cruzando por el pasos de peatones que hay cerca de la Avenida da Constitución. En ese punto se instalaría el que actualmente regula el paso peatonal al inicio de la Avenida Rosalía de Castro, junto el Malecón, que ya dejaría de tener sentido cuando ese tramo pase a ser peatonal. Del mismo modo, no se descarta regular con semáforos la incorporación de vehículos procedentes del entorno de la casa consistorial por la Rúa Alcalde Fernández Bermúdez en la confluencia con Miguel Rodríguez Bautista.

La zona que si se verá bastante modificada es la que se sitúa a la altura de las salidas de la Rúa Otero Pedrayo. Se pretende dar solución a los atascos que provocan los autobuses en ambas direcciones. Una de las paradas no tiene el ancho suficiente en el margen de la Praza do Centenario, por lo que esos vehículos invaden gran parte del carril y causan retenciones. La solución será recortar un poco más la acera. Algo similar ocurre enfrente, pues al no haber un espacio anexo para parar lo hacen completamente en el carril. Una de las soluciones pasa por recortar el triángulo de la bifurcación de la Rúa Otero Pedrayo. Tampoco se descarta trasladarla a la zona de carga y descarga que hay unos metros más adelante. Del mismo modo, está en estudio construir una rotonda en ese espacio para dar fluidez al tráfico rodado.

Anuncios