RIBEIRA – El servicio de grúa tarda casi dos horas y media en acudir a retirar un coche atravesado en la Rúa dos Remedios

El dueño del vehículo pretende alegar que se lo robaron y lo abandonaron allí, pero la Policía Local desconfía de ello

El servicio de grúa contratado por el Concello de Ribeira a una empresa ubicada en la zona de O Salnés para la retirada de vehículos mal aparcados o que obstaculizan la circulación o suponen un riesgo para los demás usuarios de la vía pública ha vuelto a dejar en evidencia esa decisión, que a juicio de los vecinos no parece que fue la más acertada, pues entienden que no resulta efectiva. De hecho, la Policía Local requirió en torno a las diez y cuarto de la mañana de ayer sus servicios para que en el plazo establecido de una hora pudiera estar en la capital barbanzana para poder retirar un vehículo que estaba atravesado en la Rúa dos Remedios, impidiendo el paso en ambos sentidos de la circulación. Según fuentes municipales, el operario de la grúa que se desplazó al lugar procedente de Cuntis  llegó casi dos horas y medio después del aviso, después de que tener que relevar a un compañero, que había partido de Moaña, sufrió una avería en el vehículo en que se dirigía hacia Ribeira.

Ello provocó que los vecinos de la zona afectada no pudieran salir ni entrar con sus coches. Una residente que se había levantado a las seis de la mañana para coger su coche para ir a trabajar a una fábrica de A Pobra no pudo salir y debió esperar hasta las siete para que la llevase un familia. Otra no pudo pasar a las 6.30 horas cuando regresaba a su casa. Pese a esas molestias, no fue hasta primera hora de la mañana en que un particular alertó a los agentes municipales sobre lo que pasaba con el coche que obstaculizaba el paso. Tras llegar, procedieron a denunciar al vehículo infractor, un Peugeot 306, y le colocaron un cepo pues comprobaron que carecía de seguro obligatorio, además de estar a la espera de que llegase la grúa para retirarlo y trasladarlo al depósito municipal en Xarás. Del mismo modo, los policías locales acudieron al domicilio del propietario del automóvil, pero no obtuvieron respuesta.

Ese vecino llegó poco después al lugar haciendo indicaciones de que a primera hora de la mañana se percató de que se lo habían robado y que había bajado a la ciudad para buscar por él sin éxito. Los agentes municipales se entrevistaron momentos después con el dueño del coche y tras conocer su versión del robo, motivo por el que dijo que presentaría denuncia en la comisaría, no parecieron creérsela, por lo que no se descarta que abran diligencias contra él por lo sucedido. Además, se le impuso una sanción administrativa por carecer de seguro la multa por estacionar obstaculizando la circulación, además del pago de los servicios de la grúa municipal.

Anuncios