RIBEIRA – El piso donde vivió Yulisa Altagracia se convierte en un velatorio sin sus restos mortales presentes

DSC_0069

DSC_0062

El primer piso de un edificio de la Rúa Cervantes, en Ribeira, en el que vivió la dominicana Yulisa Altagracia Pérez, cuyo cadáver apareció a última hora de la tarde del pasado domingo en un viñedo del lugar de Fandiña, en la parroquia pobrense de Posmarcos, se convirtió en la tarde de jueves en lo más parecido a un velatorio improvisado en el que familiares, amigos y conocidos de esta mujer le dieron su último adiós pero sin estar presentes sus restos mortales, aunque si había fotos rodeadas de velas en los muebles y candelas en el pasillo. Decenas de personas se reunieron en oración por Esta alma de Dios” como la definieron algunos que la conocieron. Conmoción, rabia, impotencia, lágrimas y mucho dolor se reflejaba en los rostros y las expresiones de todos cuantos se concentraron alrededor de ese rezo que tiene lugar en la víspera de que se proceda a la repatriación del cadáver a su país de origen, la República Dominicana, que está previsto tenga lugar este viernes, 12 de junio de 2015, pero algunas fuentes apuntaron que podría retrasarse al menos hasta el lunes debido a que aún resta por completarse diversa tramitación en la documentación necesaria.