A POBRA – Una pobrense asegura que su hijo falta de su casa en Quintáns desde hace 9 meses y medio

La pobrense Valentina Mariño García vive actualmente junto a tres de sus cinco hijos en una casa en Quintáns, de la que asegura que desde hace nueve meses y medio falta un cuarto hijo, de 48 años. Asegura que en alguna que otra ocasión, incluso siendo menor de edad, ya se había marchado de casa, pero que siempre acabó regresando como si no hubiera pasado nada. Sin embargo, ahora ve como pasan los días y no lo ha vuelto a ver. Según indican algunas fuentes, no hay registrada denuncia alguna de su desaparición, y de hecho, hasta su madre apunta que se trata de una marcha voluntaria. Recuerda que la última vez que lo vio fue el pasado 1 de julio y que la víspera le hizo indicaciones de que se iba a ir para su destino, sin entrar en detalles, pues cuando la progenitora le preguntó por ello le respondió que si se lo decía entonces ya sabría tanto como él.

Valentina Mariño indicó que el 1 de julio acudió con su hijo mayor al banco para cobrar la pensión que percibe y que después de entregarle a ella una cantidad de la misma, le dijo que se iba a dar una vuelta, pero desde entonces no ha vuelto. Al comprobar que no regresaba fueron a buscarlo a casa de una hermana con la que, indica la madre, se lleva bien, pero allí no estaba. El último rastro que tienen de él fue el hallazgo el pasado 5 de enero de una cartera con su DNI y otra documentación, que un particular halló y entregó en la Policía Local, según relató la madre, tras avisarla para que acudiera a su jefatura a recogerlo.

Desde que ese hombre falta de su casa, tanto su madre como sus hermanos se levantan cada mañana pensando en que se lo van a encontrar de regreso. Aunque Valentina asegura que no se ha portado bien con su familia, el simple hecho de que se le plantee lo que sucedería si vuelve algún día o que se ponga en contacto con ellos hace que se le salten las lágrimas.

Anuncios