RIBEIRA – El auto judicial desmonta con imágenes y testimonios la coartada que los imputados por el crimen de Yulisa dieron para defender su inocencia

IMG_20150611_011153

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de Ribeira razonó su decisión de mandar a Ventura Lustres Miranda y a Melisa Abelleira Castro a prisión provisional comunicada y sin fianza, por su presunta implicación en el homicidio de la dominicana Yulisa Altagracia Pérez, en una serie de indicios que parecen incontestables. En el auto dictado por la juez, al que tuvo acceso “loqueyotedigo”, se señala que las circunstancias relativas a la imputación de los sospechosos radica fundamentalmente “en las contradicciones en sus declaraciones y las emitidas por testigos que los sitúan en un local de Ribeira sobre las 9 de la mañana, cuando según manifestaron los imputados a esas horas estaban en Boiro”. En las actuaciones se aporta la grabación de dicho negocio en las que se puede ver a Yulisa y a Melisa sobre las 9.30 horas del pasado domingo, día 7 de junio, y de la secuencia de la misma se puede observar como ambas abandonan juntas el local.

Además, la dueña de ese bar donde se grabaron esas imágenes declaró que vio como Yulisa se subía a un coche blanco en compañía de Melisa y un amigo de la ahora fallecida manifestó que Yulisa le pidió que hiciera una fotografía -aportada en
las diligencias- a un Seat Ibiza blanco como precaución “por si le pasaba algo”. La titular del vehículo es Melisa y habitualmente es conducido por Ventura. Los imputados negaron tales hechos, incluso ella afirmó que no era la chica de las grabaciones que aparece junto a Yulisa, sin que Ventura acertara a reconocerla cuando le fueron mostradas las imágenes.

La juez señala que, pese a dichas manifestaciones, existen unos datos objetivos como la presencia de ambos junto con la víctima que se evidencia en las fotografías del bar de Bandourrío, así como en declaraciones testificales y se consideran que existen indicios suficientes como para situar a ambos imputados en compañía de la ciudadana dominicana en unas horas en las que se sitúa su fallecimiento.

La juez instructora indicó que negar las evidencias refuerza la imputación de la participación de los detenidos en la muerte de Yulisa, al carecer de sentido que nieguen tales hechos si no tienen nada que esconder. En el registro del piso de ambos se recogieron prendas de ropa y calzado, pendientes se análisis, y que pueden arrojar un resultado positivo sobre la ubicación de los sospechosos en el lugar donde se trasladó el cadáver.

Otros argumentos a los que recurre la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de Ribeira para decretar el ingreso en prisión de la pareja sospechosa tienen en cuenta la situación inicial de las investigaciones y la complejidad que presenta el delito investigado y que hacen que deban adoptarse las medidas pertinentes para evitar que se oculten o destruyan fuentes de prueba, además de que en la causa existe uno o varios hechos que presentan características de delito  sancionado con una pena igual o superior a dos años de prisión. También especifica que por el momento no se ha encontrado el arma punzante, es decir, el destornillador con el que se cometió el crimen, por lo que se hace necesario adoptar las cautelas anteriormente mencionadas, que la juez considera proporcionadas dadas la gravedad de los hechos imputados. Del mismo modo, argumenta que esta medida de prisión provisional comunicada y sin fianza es necesaria para evitar que por parte de los imputados se alteren fuentes de prueba o procedan a su destrucción, y que es adecuada “al no existir otra medida menos gravosa que logre el fin de impedir los fines perseguidos”.