RIBEIRA – Una residencia con el miedo en el cuerpo

Denuncian que un individuo estuvo merodeando el centro durante dos madrugadas

P16 F3

A las trabajadoras del centro de día y residencia de peronas mayores La Rectoral de Artes, en Ribeira, se les ha metido el miedo en el cuerpo en los últimos días debido a la presencia de un individuo merodeando de madrugada por el recinto que rodea dicho inmueble y creen que lo hizo para tratar de entrar a robar. En torno a las tres de la madrugada del pasado miércoles, una de las empleadas observó que en la huerta había alguien, pero al encender la luz de una sala desapareció. Se sospecha que lo hizo para esconderse, pues a las ocho y media de la mañana siguiente lo vieron de espaldas, pero parecía que era joven, y alumbrándose con un objeto por el callejón trasero que separa ese edificio del museo del grabado. Pese a lo ocurrido, la encargada y una cuidadora indicaron que no llamaron a nadie porque “nos quedamos bloqueadas, sen saber o que facer”.

Ello no dejaría de ser una anécdota o algo parecido si no llega a ser porque a las cuatro de la madrugada de este viernes volvió a hacerles una visita. Trató de abrir la puerta de servicio, generando un ruido que las volvió a asustar, pero en esta ocasión llamaron a la Policía Nacional, que acudió de inmediato con una patrulla. Volvieron a encender una luz y se escondió, pero no se sabía donde lo hizo. Según relataron algunas trabajadoras, los funcionarios de la comisaría riveirense estuvieron buscando por el entorno pero no encontraron nada. Poco después de marchar esos efectivos, escucharon el ruido de alguien bajando de un bajo cubierta, en el que se cree que se escondió, por las escaleras metálicas de un edificio anexo en cuya planta baja se ubica la recepción. Las trabajadoras manifestaron que no saben lo que pueden ir a buscar allí, pues no tienen dinero ni ellas ni los residentes, pero sobre todo destacan el atrevimiento de que alguien quiera entrar a robar habiendo gente dentro.