BOIRO – Acabar con la ruina en que se convirtió Boiromar

Residentes en la zona averiguaron que la propiedad de esas instalaciones es de Transformados Algarosa SL y no a Carlos Piñeiro Hermo ni a su familia

IMG-20150804-WA0008

IMG-20151110-WA0010

Los vecinos de O Chazo, en la parroquia boirense de Abanqueiro, reclaman al Concello la inmediata demolición de la fábrica Boiromar, debido a que consideran que se encuentra en un estado de total abandono y ruinoso, además de constituir una situación de insalubridad para los residentes y el medio natural. Los afectados por esa estructura señalan que técnicos del departamento municipal de Urbanismo elaboraron en abril de 2013 un informe del estado de las instalaciones, y que no hizo más que confirmar las sospechas de quienes ahora solicitan su derribo.

En aquel informe, recuerdan los vecinos, también se hacía referencia a que estaba todo lleno de escombros de obras, electrodomésticos y muebles antiguos, así como que el tejado desprendido y con riesgo de causar algún accidente en caso de que se levanten fuertes vientos. También se advirtió de la existencia de un depósito de grandes dimensiones con riesgo de fuga o derrame de un producto altamente contaminante, ya sea aceite o petróleo, que podía verterse y alcanzar el agua de la ría arousana. Los residentes aseguran que tienen miedo de lo que pueda pasar, pues ya se tienen registrado incendios, e incluso explosiones, además de intoxicaciones debido a un depósito de mil litros de amoniaco. Advierten que, aunque este último ya fue retirado, no descartan que pueda volver a arder algo debido a la gran cantidad de residuos allí acumulados.

Los vecinos afectados manifestaron que se dirigieron en reiteradas ocasiones al Concello para pedir el cierre o derribo de la fábrica Boiromar, pero añaden que transcurrido un tiempo más que prudencial ven que las cosas siguen igual, sin tomarse las medidas pertinentes. En alguna ocasión les dijeron que estaban pendientes de saber quien era el propietario ya que no tenían constancia de ello, y transcurrido un tiempo les comunican que ya lo han averiguado, ya que en la oficina del Catastro figura a nombre de Carlos Piñeiro Hermo, ya fallecido, y que habían contactado con su familia mediante un requerimiento para que tomasen medidas con la fábrica abandonada, pero la respuesta que recibieron fue que no era de ellos.

Los residentes en O Chazo realizaron investigaciones por su cuenta y descubrieron en el registro de la propiedad que las tres partes en que está dividida la fábrica son titularidad de Transformados Algarosa S.L. desde el 8 de mayo de 2012. Esa información se la han trasladado al Concello boirense, desde donde al parecer le han mandado un requerimiento para que procedan al vallado de las citadas instalaciones o a su demolición.