RIBEIRA – Una ciudad como el Bronx

Mucho me equivoco o Ribeira está alcanzando unos índices de delincuencia que se asemejan al distrito neoyorquino del Bronx, y que se alejan bastante de los que se publicitan, aunque otras localidades de la comarca tampoco ,e van a la zaga. Tráfico de drogas, robos con fuerza y otro tipo de acto en los que impera la violencia son sólo algunos de los ejemplos de los delitos que se pueden presenciar, además de comportamientos incívicos de sus ciudadanos de los que se ha dado cuenta en varias ocasiones a través de «loqueyotedigo» y que seguiremos contándolos mientras la cosa no cambie y seamos testigos, directa o indirectamente, de todos ellos. A lo mejor, algún día se nos caerá la cara de vergüenza de la imagen que estamos dando al exterior de una ciudad que presume de su interés turístico aunque, a lo mejor, todo eso no le importe demasiado a una inmensa mayoría de sus ciudadanos, pero a nosotros si y haremos lo que este´en nuestras manos para que se corrija, aunque nos sigan amenazando o poniendo verdes por todas las esquinas. Sabemos que solos no lo conseguiremos, por lo que reclamamos la implicación de todas las instituciones -no creo que haga falta que las mencione- y de la ciudadanía en general. Que sepan que nosotros no vamos a bajar los brazos en este compromiso.

El penúltimo ejemplo de lo que os estamos contando sucedió en torno a las cinco y media de la madrugada de este sábado. Fue una reyerta en plena calle, concretamente en la llamada Pérez Galdós, y de la que el autor de «Fortunata y Jacinta» y máximo representante de la novela realista del siglo XIX incluso se echaría las manos a la cabeza.  Parece ser que las diferencias entre algunos de los implicados en la pelea, un vecino de Corrubedo y otro de Ribeira, por un lado, y un hostelero, por otro, viene de atrás. Esa misma noche ya tuvieron un enfrentamiento en el local de la movida que regenta el citado empresario y en el que uno de los otros vecinos sufrió lesiones en la cara. La casualidad, o quizás todo lo contrario, pues posiblemente alguno quería resarcirse de lo sucedido momentos antes, hizo que se encontrasen nuevamente esos individuos con el hostelero, que entonces iba acompañado de un amigo de A Pobra. Se liaron a mamporros y los vecinos de Corrubedo y Ribeira parece que fueron los que peor parados salieron de los cuatro. Uno de ellos fue evacuado en una ambulancia del 061 al Hospital do Barbanza y el otro acudió a la comisaria a dar cuenta de lo sucedido. Según unos testigos, uno de ellos presentaba una herida en una oreja y el otro las sufrió en la nariz y un pómulo.

Un testigo de lo sucedido dio la voz de alarma y hasta el lugar acudieron sendas patrullas de la Policía Local y Nacional, así como un miembro de la unidad judicial de la comisaría ribeirense, que estaba previsto iniciase una investigación sobre lo ocurrido, aunque todo estaba a la espera de que se presentase alguna denuncia, un extremo del que por el momento no se tiene conocimiento oficial.  Por el momento se sabe que los cuatro implicados fueron identificados, por si se pudiera emprender algunas acción contra ellos. Incluso se apuntó que uno de los heridos de mayor consideración pudo haber abandonado las instalaciones del complejo sanitario ubicado en la parroquia de Oleiros sin haber recibido la asistencia que precisaba.