RIBEIRA – Un coche aparcado en la rampa de varada del puerto de Ribeira estuvo a punto de quedar inundado

No es la primera vez que sucede y, por lo visto, no parece que será la última. Otro vehículo, en esta ocasión un coche de la marca Peugeot, que su propietario había estacionado momentos antes en la rampa de varada del puerto de Ribeira quedó rodeado por el agua de la dársena, y estuvo a punto de verse inundado, aunque finalmente sólo le llegó a alcanzar las ruedas. Afortunadamente, cuando la situación para el automóvil comenzaba a ser delicada, empezó a bajar la marea y no sufrió desperfectos. Al lugar se desplazó una patrulla de la Policía Local alertada por alguno de los muchos testigos que presenciaron el suceso, pues coincidió con uno de los momentos de mayor afluencia del mercado semanal de la capital barbanzana. La mejora de la situación provocó que no fuera necesario solicitar los servicios de emergencias ni de la grúa para proceder a la retirada del coche afectado.

Anuncios