RIBEIRA – Sale trasquilado tras meterse en estado ebrio contra unos jóvenes que hacían botellón

Las inmediaciones del parque García Bayón, en pleno casco urbano de Ribeira, fueron escenario pasadas las once de la noche de este sábado de una pelea en la que uno de los implicados resultó herido, por lo que tuvo que ser evacuado en una ambulancia del 061 al Hospital do Barbanza. Según indicó un testigo, un particular alertó a la Policía Local ribeirense en relación a que en esa zona había una persona que estaba herida en un brazo. La víctima es Alberto B.P., de unos 30 años y vecino de Corrubedo, un viejo conocido de las fuerzas de seguridad y del personal de asistencia sanitaria, pues con anterioridad se ha visto implicado en altercados en su parroquia de residencia de los que no ha salido muy bien parado. Al parecer, ese individuo se habría acercado a un grupo de jóvenes que supuestamente estaban haciendo botellón en un coche con las puertas y maletero abiertos cerca de un local hostelero bastante frecuentado por armadores y marineros.

En un momento dado y siempre según lo apuntado por uno de los testigos de los hechos, el citado individuo, que presentaba evidentes síntomas de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, les cogió una botella a esos muchachos y se la arrojó al vehículo, golpeándolo. Por ello, algunos de los que formaban parte de ese grupo la emprendieron a golpes contra él. Seguidamente, esa pandilla se subió a su automóvil y se marchó de ese sitio, pero nadie se pudo quedar ni con la marca, modelo o matrícula del automóvil, salvo que era de color negro. Al lugar de los hechos también se movilizó una patrulla de la Policía Nacional, que es la que se encarga de instruir diligencias sobre lo sucedido.

Se da la circunstancia de que el citado Alberto B.P. había llegado en torno a las diez de la noche a Ribeira en un coche de la marca Peugeot conducido por otra persona. Otro automovilista alertó que sus ocupantes estaban arrojando a la calzada de la Avenida de Ferrol y a través de las ventanillas varios vasos. Una patrulla de la Policía Local salió a su paso y lo localizó en la zona de las Casas Baratas circulando por la Rúa Ameneiro en dirección prohibida. Los agentes municipales lo interceptaron y le dieron el alto en ese vial y sometieron al conductor, el ribeirense G.F.D., a la prueba de alcoholemia, en la que arrojó una tasa de 0,75 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, el triple de la máxima permitida. Seguidamente fue citado para un juicio rápido, que está previsto se celebre este martes por la mañana, por un delito contra la seguridad del tráfico.