Un temporal de mil demonios… o quizás no tantos, pero que dio bastante la lata en O Barbanza

El temporal que azotó  la comarca de O Barbanza entre la madrugada y la mañana del domingo dejó un buen reguero de incidencias, además de espectaculares imágenes del agua golpeando sobre paseos marítimos como el de Coroso o en la rocas de zona como el faro de Corrubedo. Una de ellas se registró a primera hora del día, en torno a las 8.00 horas, cuando un mercante, que se encontraba fondeado enfrente a A Pobra, se vio desplazado hacia el muelle exterior de Cabo de Cruz, arrastrando el ancla. Pese a ello, una hora después, tras lograr encender los motores, el barco pudo alejarse de dicho puerto pese a la fuerza con la que por momentos llegó a soplar el viento y que lo aproximaba cada vez más hacia la costa, y pudo volver hacia su ubicación anterior frente al municipio pobrense.

IMG_20151005_031832

En esta misma localidad también se recibió a las 14.40 horas en la Policía Local el aviso de un particular que alertaba de un árbol caído en una carretera de San Isidro y que la cortaba en su totalidad, impidiendo el paso de vehículos. Hasta el lugar de esa incidencia se movilizó a la agrupación pobrense de voluntarios de Protección Civil, que se encargó de trocearlo y retirarlo de la calzada, para que esta última quedase expedita. Ese árbol era un salgueiro que había caído también sobre un poste de madera del alumbrado público, por lo que se movilizó al responsable de dicho servicio, y también fue retirado pues ocupaba parte de la vía. Esos voluntarios también tuvieron que reubicar numerosos contenedores que se desplazaron de sus emplazamientos habituales, y muchos de los cuales habían quedado bloqueando carretera o bien tumbados. Del mismo mido, estuvieron en alerta ante cualquier otra incidencia que se pudiera registrar.

Por su parte, en Ribeira también se registraron pequeñas incidencias por el temporal. A las 9.18 horas, el 112 alertó a la Policía Local de que había suelto un cable de media tensión eléctrica en el lugar de Carolo en dirección hacia Chacín y que estaba chispeando. A las 9.31 horas, otro vecino avisó a los agentes municipales de que junto la playa de Os Mosqueiros, en la parroquia de Castiñeiras, había vallas de las obra caídas en la carretera. A las 9.35, se recibió un aviso en la sala de la Policía Local ribeirense de que en la carretera de Moldes a Palmeira (DP-6704) había un pino caído. A través del 112 se movilizó a los Bomberos del parque comarcal de Ribeira, que se encargaron de retirarlo.

Entre las 9.41 y 10.15 se recibieron varios avisos en la para comunicar que en la Avenida de Ferrol, en las proximidades del lugar donde comienza el tercer carril de subida hacia la rotonda de Xarás había varios pivotes de obras esparcidos por la calzada. Se dio aviso al 112 y a personal de mantenimiento de dicha carretera, la AC-550, que es de titularidad autonómica. A las 10.40 horas, un particular avisó de que en el edificio de Telefónica situado en el número 62 de la Rúa Castelao, en Aguiño, había una chapa suelta en la cubierta del mismo. Se informó a la empresa y los Bomberos de Ribeira, que acudieron a retirarlo para evitar que se desprendiera y cayera a la vía pública. Y a las 11.25, otro particular alertó de que en la carretera de O Vilar a Vixán, en la parroquia de Carreira, había un árbol -posiblemente un ameneiro, que estaba caído sobre dicho vial.

IMG-20151004-WA0012

IMG-20151004-WA0005
IMG-20151004-WA0009
IMG-20151004-WA0007
IMG-20151004-WA0011
IMG-20151004-WA0008
IMG-20151004-WA0010

Y en Rianxo, seis voluntarios de la agrupación de Protección Civil permanecieron de guardia durante el tiempo en que se prolongó esta ciclogénesis explosiva. La labor que desarrollaron durante esas horas fue cuantiosa, con la retirada de árboles pequeños que obstaculizaban viales, así como contenedores de basura que quedaron esparcidos por las carretera del municipio debido a las fuertes rachas de viento. Del mismo modo, una embarcación quedó semihundida enfrente a la playa rianxeira de As Cunchas, según informó un fiel seguidor de “loqueyotedigo”.

IMG-20151004-WA0023

En una jornada en la que los vientos llegaron a superar los 87 kilómetros por hora -87,48 en Cespón, 95,4 en Corrubedo, 102,96 en Sálvora y 147,6 en el pico Muralla- se registró el derrumbe de un muro  de una casa abandonada en el lugar boirense de O Saltiño, entre otras incidencias.

Desde “loqueyotedigo” damos nuestro más sincero agradecimiento a todos los que colaboraron en facilitar numerosos detalles e imágenes sobre estas incidencias, pues sin vuestra inestimable colaboración sería imposible ofrecer esta amplia información. Nuevamente, GRACIAS!!!!!