La mentira compulsiva tiene un corto recorrido

Los investigadores de la comisaría ribeirense del Cuerpo Nacional de Policía dan prácticamente por cerrada la investigación sobre sendas denuncias por la desaparición de dos menores de edad de la capital barbanzana, Sarai Folgar Cores y Alba Sampedro Millán, de 15 y 13 años, respectivamente, después de que las pesquisas practicadas hasta el momento evidenciaron que la fuga que protagonizaron durante 48 horas hasta que fueron encontradas en Vigo, fue una chiquillada.

También descubrieron que el testimonio que les ofreció la mayor de ellas no coincidía con la realidad, sobre todo en relación a donde pasaron las noche. Mientras ella dijo que, al menos, una de esas madrugadas durmieron en un callejón, lo cierto es que lo hicieron en el piso de otro menor de edad que vive con sus padres en la ciudad olívica, que era hacia donde iban en el momento en que fueron localizadas. Eso lo pudo comprobar la Policía Nacional -junto al grupo de Servicio de Atención a la Familia (SAF) de la comisaría viguesa había compañeros de Ribeira-, que es lo mismo que les confesó la chiquilla de más corta edad que participó en esa aventura.

De hecho, Sarai le reconoció ayer a su madre que mintió sobre ese aspecto, y otros integrantes de esa familia sospechan que puede que no sea en lo único que les mintió, y que lo esté haciendo de forma compulsiva, engañando a casi todos. Menos mal que otro no ha caído en sus mentiras y fantasías. ¿Es así como las llamas? ¡Que listo que eres!

Por otro lado, lo único que queda por determinarse es dónde está el teléfono móvil robado, aunque eso quizás sea lo que menos importa en este caso, pues las niñas fueron localizadas sanas y salvas y regresaron con sus familias. ¿O es que eso también es mentira o fantasía…? Lo pregunto porque a mi sólo me llegó por referencias… Este no es mi estilo, pues estoy por encima de actitudes barriobajeras como la que demuestra alguno. Pero, el que se sienta aludido puede dejar aquí su comentario…, aunque ya os aviso que sólo hay un único destinatario.