Las otras heroínas de Sálvora

La asociación ecologista Adega organiza, junto con el Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, un campo de voluntariado ambiental que se celebrará hasta este domingo, día 4 de octubre. El lugar escogido para esta nueva acción es la Isla de Sálvora. Esta iniciativa se enmarca en el proyecto “Rede de voluntariado ambiental para a eliminación de especies invasoras en ecosistemas acuáticos”, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Fundación Biodiversidad. El citado parque nacional es un espacio natural con un importante valor para la conservación de la biodiversidad, por lo que es uno de los parques con la denominación marítimo-terrestre del Estado español. En estos espacios protegidos, tanto los ecosistemas acuáticos como los terrestres destacan por su valor ecológico y por la necesidad imperiosa de su conservación.

Las especies exóticas invasoras (EEI) son la segunda causa de extinción de biodiversidad en el planeta, por lo que esta amenaza llega a ser la principal causante de la pérdida de especies en las islas. En estos ecosistemas tan singulares, la introducción de EEI es mucho más dañina y, por tanto, más importante su eliminación y control. Según Adega, el parque nacional gallego posee, lamentablemente, diversas especies invasoras tanto de flora como de fauna, que llevaron a desarrollar a lo largo de los años programas e investigaciones centradas en su control. Una parte de estos programas es la centrada en la divulgación de la problemática entre la ciudadanía y la creación de espacios de participación como es el voluntariado ambiental.

Es por todo ello que Adega organiza un campo de tres días para trabajos voluntarios en Sálvora y que arrancó en la tarde de este viernes tarde con el desplazamiento hasta esa isla. Una vez allí, se impartió una charla formativa sobre el proyecto y actividades de eliminación de EEI. Este sábado están programados los trabajos de campo para los que los participantes se dividirán en varios grupos. El domingo habrá una puesta en común de los trabajos realizados. Además, habrá actividades complementarias como rutas por la isla u observación de aves y cetáceos. En esta acción participan 12 personas voluntarias, que cuentan con seguro de accidentes, comida y alojamiento en la isla. Más de 40 personas quedaron en lista de espera ya que las plazas son limitadas.