RIBEIRA – Novedades importantes sobre la demanda de desahucio de un constructor a un banco

barbanza chechu /

Después de que la entidad financiera contra la que un conocido constructor de Ribeira interpuso una demanda de desahucio por acumulación de impagos de las rentas de cinco meses -de mayo a septiembre-, por un importe de unos 10.000 euros, justificase esa situación por una cuestión administrativa, este martes ha trascendido que ese banco ya ha hecho efectivo el abono de las facturas adeudadas. Cabe señalar que un portavoz de dicha entidad había advertido que recibieron facturas con datos incorrectos por parte del propietario del bajo comercial situado en la intersección de la Avenida de Rosalía de Castro y la Rúa de Lugo. Y añadieron que ya le solicitaron a esa persona que se las volviera a mandar con las cantidades correctas y que cuando la reciban de esa manera se las abonarán. Sin embargo, según ha podido saber «loqueyotedigo», este último paso no se ha dado, pero el abono de las facturas se hizo efectivo. Así lo confirmaron fuentes del propio banco, que se lo comunicó por vía telefónica al representante legal del constructor ribeirense, aunque este último no había recibido todavía la confirmación documental de tal pago,

Según precisaran en la jornada del lunes fuentes de la entidad financiera a esta redacción, en el pasado mes de agosto se introdujeron algunas variaciones legales para este tipo de contratos y sostienen que en las facturas se debe recoger una retención distinta en el momento en que sean abonada y no cuando sean emitidas. El despacho de abogados compostelano Ber & Mor, que defiende los intereses del constructor ribeirense que interpuso la demanda, sostenía otra postura, que se basa, principalmente, en que la retención se calcula en el momento de emitirse la factura, por lo que está bien aplicada.

Ulises Bértolo, letrado de dicha oficina, precisó que hasta el pasado mes de julio la retención a aplicarse en estos contratos era del 20% y que a partir de agosto se redujo al 19,5%, pero que ellos las pasaron en su momento con la que era adecuada. Por ese motivo, le remitieron a mediados de julio pasado un burofax para reclamarle la deuda contraída. Pero, en todo caso, este abogado no es capaz de comprender como el banco en cuestión no le ha hecho un ofrecimiento de pago a su cliente ni tan siquiera en las cantidades o facturas que no discute, en concreto, las de agosto y septiembre. Y recordó que la entidad financiera, a la que se le supone solvencia, tratase de negociar a la baja el precio del alquiler, y no descarta que esa circunstancia pueda tener que ver con el actual conflicto.

Ahora habrá que estar pendiente de si el constructor de Ribeira persiste en sus intenciones de no mantenerle por más tiempo el alquiler del mencionado local a la entidad financiera una vez concluya el contrato que los une.