Si roban algo… que sea corazones

corazon-robado

corazones_robados_pegatina-racc47bc63a504ef0bbb9157f26421edb_v9waf_8byvr_324

A Pobra es una villa maravillosa en la que, aunque no tengo la fortuna de vivir, me gusta pasar algunos de los mejores momentos de mi tiempo. Disfruto de sus espacios con encanto y, sobe todo, escuchando a su gente como presume de su pueblo, de sus grandezas y virtudes. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, estoy apreciando que buena parte de su población no vive ni disfruta como lo venía haciendo. Noto cierta preocupación que, para muchos, se está convirtiendo en un sinvivir. Esto viene a cuento de los numerosos robos con fuerza que se vienen registrando.

cor

Los últimos de los que he tenido conocimiento tuvieron lugar en la madrugada del martes, que volvió a ser activa en cuanto a la acción de los que me gusta llamar como los amigos de lo ajeno. A primera hora de la mañana de ese día se descubrió que alguien accedió al interior de un local parroquial de O Castelo al comprobar que estaba roto el cristal de una ventana y que en su interior estaba todo revuelto. Pese a ello, el párroco, José Soneira, no echó nada en falta, pero ya calcula que la reparación de daños superará los 500 euros. Sospecha que lo que iban buscando era dinero, pero allí sólo guardan los pasos de la Semana Santa, túnicas y velas del Nazareno. Y eso parece que no despierta el interés de los cacos.

P22 F2

Además, poco antes de las tres de esa misma noche, se recibió el aviso de un posible robo en una peluquería de la Rúa Gasset, pues alguien descubrió que estaba roto el cristal de la puerta principal y que vio huir a un individuo corpulento y que vestía ropa oscura y que iba encapuchado. Cobarde. Se llevó alrededor de 50 euros. Dentro había una bolsa de plástico con una piedra dentro, con la que rompió el citado vidrio, cuyos múltiples trocitos estaban esparcidos por ese entorno.

Todo esto pasa en un contexto en el que ha trascendido que la plantilla de la Policía Local no es suficiente, ni tan siquiera con el refuerzo de cuatro auxiliares, para poder cubrir todos los turnos para patrullar por las calles y desarrollar un trabajo preventivo en colaboración con otras fuerzas de seguridad. Pero, se da la circunstancia de que ni con esto último tampoco pueden contar demasiado, pues en la Guardia Civil también andan cortitos y, en ocasiones, una misma patrulla tiene que atender Boiro y A Pobra a la vez, y si están ocupadas en una intervención, la zona queda al descubierto y los ladrones campan a sus anchas. De esa manera es comprensible que empresarios de diferentes sectores, especialmente de la hostelería y el comercio, se levantan por la mañana con la duda de si les entraron a robar.

1285413806219_f

Yo sólo digo una cosa, cada vez que vuelva por A Pobra me dedicare también a robar, eso si, corazones, pues a lo mejor me encuentro con que sus mujeres no están en guardia. Eso si, les prometo que no romperé nada, o si, pero sólo si es para escalar hasta sus balcones, pero siempre, insisto, será para robarles su corazón. Tal y como están las leyes a lo mejor no me cae una larga condena y que los barrotes de la «cárcel del amor» no me impidan llegar hasta donde me dejen. He dicho.

hggjjhu