RIBEIRA – El Servizo de Gardacostas descubre en un arrastrero casi 8.000 kilos de jurel sin clasificar

P19 F1

IMG_20150922_005606

La delegación ribeirense del Servizo de Gardacostas de Galicia incautó hace unos días a un barco arrastrero de la capital barbanzana un total de 20 cajas de pescado, en concreto, de carioca, con un peso total aproximado de 190 kilos. Según indicaron algunos testigos de esa operación, la infracción por la que se le intervino esa mercancía se debió a que no daban la talla mínima establecida, pues medían menos de 27 centímetros. Al parecer, se trató de una inspección rutinaria que se efectuó en ese pesquero en la que los inspectores descubrieron la existencia de esa irregularidad.

Del mismo modo, según apuntaron quienes presenciaron esa actuación del personal de dicho Servizo de Gardacostas descubrió que en uno de los compartimentos de ese mismo arrastrero llevaban una carga de jurel sin clasificar y sin anotar, y cuyo peso se aproximaba a los 8.000 kilos. Parece ser que el responsable de la embarcación trató de justificar la existencia de ese pescado a bordo indicando que no le había dado tiempo a deshacerse de él. Luego se ordenó su clasificación y pesaje en la lonja y estaba previsto que esa gran cantidad de pescado se transformase en harina, pero se desconoce si finalmente se le dio dicho destino.

Además, a comienzos de la semana pasada, la lancha Paio Gómez Chariño, del Servizo de Gardacostas de Galicia también realizó a comienzos de la semana pasada otra inspección en un barco, del que no ha trascendido el resultado de la misma. Pero, parece ser que ese control determinó que tenía todo en regla.