RIANXO – Localizan con vida al vecino de 19 años cuyo coche sufrió un accidente al salirse de la vía en una pista de O Araño

El muchacho de encontraba tirado en una cuneta de la pista por encima del antiguo campo de fútbol de la parroquia rianxeira

P18 F1

 

P18 F3

DSC_1091

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Casi un día y medio después de que fue visto por última vez en el campo de la fiesta de A Guadalupe y 24 horas después de que su madre acabase de presentar la denuncia por su desaparición, el joven Carlos Ordóñez Burés, fue localizado con vida en una cuneta de la misma carretera en la que sufrió un accidente de tráfico con el vehículo Kia Sportage 7961-HLK, propiedad de su padre. Fue en un momento en el que parecía que empezaban a flaquear las fuerzas de buena parte del más de un centenar de voluntarios que se movilizaron para colaborar en las labores de búsqueda bajo la dirección de la agrupación de Protección Civil de Rianxo y la supervisión de la Guardia Civil. De hecho, incluso ya empezaba a pesar mucho el pesimismo, pues quedaba muy poco tiempo de luz natural y las acciones puestas en marcha no daban frutos, y las posibilidades de encontrarlo con vida empezaban a ser más reducidas. De hecho, había quien pensaba que si aún estaba por el monte no lograría sobrevivir un noche más. Eso si, los mensajes que les transmitían todos los allí presentes a los familiares eran de esperanza, pues en algunos casos ya se pensaba que, ante la falta de noticias y de avances en la investigación y la búsqueda, hacían pensar que estaba muerto.

Ya se habían peinado palmo por palmo un total de tres áreas delimitadas en el entorno del lugar donde fue a parar el vehículo tras salirse de la vía y una ladera próxima hasta el río Conde, así como el flanco izquierdo de la carretera y una zona situada más abajo y que partió del puente de As Escobelas en dirección hacia Buía. Se creía que de encontrarse en la zona estaría monte abajo al resultar más fácil caminar. Sin embargo, el rastreo no daba sus frutos y algunas de las personas que remataron con su labor no estaban dispuestas a quedarse quietas, con la convicción de que se estaban quemando las opciones de encontrarlo. Fue entonces cuando se dirigieron hacia la parte superior del antiguo campo de fútbol. Cuando lo rebasaron en 200 metros, uno de ellos encontró al joven Carlos Ordóñez tirado y dio el aviso a sus compañeros. Estaba algo aturdido, asustado y algo morado, posiblemente por el frío, pero cuando se le acercó una enfermera que iba en ese grupo de búsqueda, pese a no tratar demasiado con ella, la reconoció. Al parecer, le dijo que anduvo mucho y que estaba cansado. Seguidamente, lo taparon con una manta térmica, fue atendido por personal médico del centro de salud rianxeiro y, a continuación, evacuado en una ambulancia del 061 al Clínico de Santiago, donde inició su recuperación. Aunque en un primer momento se pensó en movilizar un helicóptero, finalmente se descartó al entender que el muchacho podía soportar su traslado por carretera pues su estado no parecía revestir demasiada gravedad.

Hasta la localización en torno al lugar del accidente de tráfico se había desplegado un amplio dispositivo desde primera hora de la mañana del sábado, continuando con la labor iniciada en la tarde del viernes. Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil y más de un centenar de voluntarios que se sumaron al rastreo a pie, en moto de trial, en bicicleta de montaña, en quad o montados a caballo. También estuvo un helicóptero de la Benemérita, que sobrevoló la zona donde apareció el coche siniestrado, un perímetro de 4 kilómetros alrededor de la casa hasta A Castiñeiriña (Asados) y la última posición conocida del teléfono móvil de Carlos Ordóñez, que se determinó a través de la nube de su teléfono Iphone, y que era a 500 metros de la nave del lugar de Fachán en donde su padre tiene una flota de camiones.

En el primer y el tercer lugar se pisó el terreno utilizando dos perros, un sabueso y una labradora, del Servicio Cinológico de la Guardia Civil. Esas búsquedas resultaron infructuosas, al igual que la realizada con un drone cedido por la asociación Barbantia Roda para esta ocasión. Amigos de Carlos facilitaron teléfonos de personas con las que se relacionaban, pero lo que no se pudo hacer, al menos hasta el lunes saber cuales fueron las últimas llamadas y las localizaciones de su teléfono móvil pues, según la familia, no se contaba con el mandamiento para poder actuar sobre él.

Al lugar del accidente también se movilizó durante la mañana de este sábado un equipo de atestados de la Guardia Civil de Tráfico de Santiago para investigar las causas de la salida de vía, y también estuvieron en la nave de Grúas GAV, en donde se guardó el Kia Sportage tras ser retirado a última hora de la tarde del viernes del lugar a donde fue a parar. Del mismo modo, también acudió un equipo del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) del sector de Tráfico de la Guardia Civil de A Coruña, que además del accidente también colaboró en el dispositivo de búsqueda.

Como curiosidad, uno de los agentes del instituto armado resultó herido durante las labores de búsqueda, al caerse desde una altura de unos 6 metros y sufrió un grave esguince en un tobillo. que le impedirá formar parte de la dotación del Servicio de Intervención Rápida (SIR) de la Guardia Civil que se desplegará en la mañana de este domingo dentro del operativo especial de seguridad de la procesión de las mortajas de las fiestas del Nazareno, en A Pobra.