O BARBANZA – La previsión de lluvia para este jueves obliga a aplazar al domingo el Feirón Mariñeiro de las fiestas de A Guadalupe, en Rianxo

DSC_0550

Al igual que sucedió en 2014, las fiestas de A Guadalupe se prolongarán hasta el domingo. El motivo de esta situación es el mismo que se dio hace un año y se trata de que la previsión de lluvia obliga a que el Feirón Mariñeiro “A Feira de 1915”, que estaba previsto se desarrollase desde las once y media de la mañana de este jueves, se posponga al día 20. El presidente de la comisión organizadora, Ramón Iglesias «Xixí», indicó que no se pueden arriesgar a que un pequeño chubasco eche por tierra los esfuerzos de tanta gente, por lo que el aplazamiento a un día en el que se prevé que haga buen tiempo les va a beneficiar a los puestos que se instalen y a la promoción de la localidad. Si el martes se tuvo que suspender la sesión vermú, al día siguiente se pudo desarrollar, pese a que por momentos llovió con cierta intensidad sobre la Praza Castelao, pero se instaló una carpa para que la gente pudiera refugiarse de la lluvia.

DSC_0659

DSC_0686

DSC_0714

DSC_0721

DSC_0724

Por otro lado, las precipitaciones también provocaron que el concierto que iba a ofrecer ayer la banda de música de Arcade no se celebrase por la previsión de precipitaciones, pese a existir la alternativa de celebrarlo en el auditorio municipal. Finalmente, se decidió se aplazase hasta este viernes, una jornada en la que no se contaba con ese tipo de oferta musical, para actuar al aire libre, y que luzca mucho más esa actuación.

lluvia-noche-2

El temporal de lluvia y viento dejó pocas incidencias en la comarca, más allá de ramas caídas de árboles, sobre todo en Boiro, mientras que el GAEM cortó y retiró ayer por la mañana un árbol ornamental de tres metros que estaba a punto de desprenderse. En las estaciones meteorológicas de la zona se registraron en un periodo de 24 horas lluvias de 138,8 litros por metro cuadrado (Muralla), 83,6 en Cespón, 49,2 en Sálvora y 42,5 en Corrubedo. Durante la madrugada del miércoles muchos viales se convirtieron en lo más parecido a ríos, como sucedió en los barrios residenciales ribeirenses de Abesadas y Cubeliños, en donde incluso se levantaron varias tapas del alcantarillado al saturarse la red con la intensidad de las precipitaciones.