A POBRA – El nivel de delincuencia aumentó de forma muy considerable en la pasada temporada estival

Los robos y los daños  causan una gran preocupación entre empresarios y vecinos de la localidad barbanzana

pizpireta-1

El nivel de delincuencia registrado en A Pobra en la recién acabada temporada de verano revela unos datos que resultan muy preocupantes tanto para los vecinos como las fuerzas de seguridad, pues sólo las denuncias aumentaron de forma muy considerable respecto al mismo periodo del año 2014. Cabe recordar que en la última reunión de la junta local de seguridad ya se había dejado constancia del incremento en un 50% en la cifra de sustracciones, daños y otros delitos contra el patrimonio en el primer semestre del 2015 con respecto al mismo periodo del año pasado. El Ejecutivo local llegó a manifestar que ese aumento era “significativo pero no preocupante” ya que, puntualizó, se partía de unos niveles bajos de delincuencia. Esa no parece ser la misma percepción que tienen los ciudadanos y empresarios, que observan como casi a diario se registra un robo, si es que no son algunos más.

De las informaciones recopiladas por este periódico, y a la espera de que se confirmen de manera oficial por parte de las fuerzas del orden en el balance que realicen de esta temporada estival, se puede extraer que el incremento experimentado en la cifra de hechos delictivos de los últimos tres meses en A Pobra hace temblar los cimientos de los sistemas de la seguridad en el municipio. Este dato contrasta con  la situación que parece estarse produciendo en la vecina localidad de Boiro, en donde se ubica el cuartel principal de la Guardia Civil, y desde el que se programan y se desarrollan las guardias de vigilancia nocturna en la zona. Allí, la delincuencia se encuentra en niveles inferiores, posiblemente debido a las especiales labores de prevención que se desarrollaron últimamente en el municipio boirense.

Vecinos y empresarios de A Pobra indicaron que la sensación de inseguridad, sobre todo por robos y daños, es tal que ya no saben que hacer para dormir tranquilos, pues les persigue la angustia de no saber como se encontrarán al día siguiente sus casas, sus negocios y sus vehículos, entre otras propiedades. Por ello, solicitan que se adopten medidas para frenar la oleada de delincuencia en la villa. Creen que se debería plantear el refuerzo del puesto auxiliar de la villa pobrense con más personal, para realizar sus propias patrullas y vigilancias en la misma localidad pobrense.