RIBEIRA – Aparece una balsa de chapapote en una zona de la playa Río Azor

P19 F1

El arenal perdió la Bandera Azul que le otorgó la Adeac para este verano por carecer de un mínimo de dos socorristas a la vez

DSC_0675

Algunos bañistas que en la tarde de este lunes acudieron a la playa ribeirense Río Azor alertaron sobre la existencia de una balsa de chapapote de, al menos, unos cuatro metros cuadrados de terreno en una zona próxima a la rocas que hay pegadas al hotel, y que incluso afloró a la superficie. Alguna de ellos se lo comunicó al socorrista, quien el respondió que se trataba de una incidencia que ya se detectó hace algunas semanas, pero que no había afectado a la calidad de las aguas, y que ahora no había personal para eliminarla, ya que a finales de agosto acabó de trabajar el personal que se contrató este verano para las brigadas medioambientales.

Algunas de las personas que son asiduas en dicha playa ubicada en la parroquia de Palmeira corroboraron la versión que le proporcionó el vigilante a la denunciante, pues señalaron que lleva ahí desde hace tiempo, pero lo que no son capaces de entender es como nadie ha procedido a su eliminación, independientemente de que sea contaminante o no. Otros señalaron que tienen que estar muy pendientes de que sus niños no se acerquen a esa zona, pues en cualquier descuido pueden echarle la mano “e logo veñen as consecuencias”. También advirtieron la falta de información existente sobre dicha balsa con “pichi”, pues no les ofrece garantías, y que ni tan siquiera se hayan adoptado medidas preventivas, como sería acordonar la zona, aunque la subida y bajada de mareas pudiera tumbar y arrastrar el balizado.

Por otro lado, desde los primeros días de agosto, la playa de Río Azor perdió la Bandera Azul que para este verano le había otorgado la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac). Según confirmó un portavoz de dicha entidad, el motivo principal fue que en las inspecciones que se realizaron, con carácter quincenal, este arenal no contaba con el mínimo exigido de dos socorristas, condición indispensable para mantenerla, y agregó que no detectaron anomalías en la calidad de las aguas de este arenal, pese a la existencia de la antes mencionada balsa con chapapote.