RIBEIRA – Piden once años y medio para un palmeirense por un concurso de delitos por tráfico de drogas, atentado a la autoridad y otros dos por tenencia ilícita de armas

La Fiscalía presentó en el Juzgado de Instrucción Número 1 de Ribeira un escrito de acusación contra el palmeirense J.M.F.P., para el que solicita una condena global de 11 años y medio de cárcel por un concurso de delitos: uno contra la salud pública en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud -tráfico de drogas-, otro de atentado a la autoridad y otros dos de tenencia ilícita de armas, en los que no concurren circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal. Los hechos que se le imputaron y que lo mantuvieron en prisión preventiva hasta septiembre del año pasado ocurrieron el 20 de abril de 2013 cuando el acusado, con antecedentes penales ya cancelados, estaba en su domicilio y “adoptó una actitud excitada y agresiva ante la presencia de cuatro agentes de la Policía Nacional”, que acudieron allí tras ser avisados de un posible maltrato.

Según se recoge en el escrito de acusación de la Fiscalía, el acusado les negó la entrada al domicilio, se negó a identificarse, “todo ello en una actitud muy violenta, dando patadas al portal de acceso a su vivienda y profiriendo insultos contra todos los allí presentes”, matiza. Los policías le informaron de que iban a detenerlo y entonces, según sostiene la fiscal, sacó de la bandolera una pistola semiautomática Luger M90, con los números de serie taladrados, y apuntó con ella a la cabeza de uno de los agentes de la comisaría a una distancia de medio metro, montando el arma. El Ministerio Público añade que a petición del policía de que depusiera su actitud, el acusado le contestó: “me tenéis que pegar un tiro”, y apuntó a los demás compañeros, “hasta que, ante la insistencia de los mismos, debiendo llegar uno de ellos a amartillar su arma, sin llegar a apuntar, arrojó al suelo el arma después de haber sacado la bala de la recámara”.

Los policías le incautaron la bandolera, en cuyo interior hallaron 14 bolsitas termoselladas de polvo blanco, que analizado resultó ser cocaína, con un peso de 10,176 gramos, con una pureza del 83,3% y un valor en el mercado ilícito de 1.867 euros; 4,084 gramos de hachís, con un valor de 24 euros; 7.030 euros, un dinero que los investigadores apuntan que procede de la venta de droga a terceros; una navaja, dos teléfonos móviles, 5 tarjetas de móvil, dos cargadores de armas y 30 cartuchos.

En la posterior entrada y registro  en su casa fueron halladas una balanza de precisión, una agenda con anotaciones de nombres e importes, recortes de plástico, teléfonos y tarjetas de móviles, dos pistolas -armas cortas- y otra de aire comprimido modificada, una escopeta con abundante munición, una pistola Star con número de serie borrado y con cargador, una carabina de aire comprimido, manipulada, cambiando su cañón original y la culata fue recortada, a lo que la fiscal añade que es un arma prohibida.