BOIRO – La Justicia mantiene abiertas diligencias por un concurso de presuntos delitos vinculados a Boiromar

P20 barbanza /

Después de que trascendió a través de este blog un auto por el que la titular del Juzgado Número 1 de Riveira archivó en fase de instrucción el caso del delito por fraude de subvenciones de 3,4 millones concedidos a Servanza, por ahora, la Justicia mantiene abierto un procedimiento paralelo por un concurso de delitos, entre los que figura, según las investigaciones de la Guardia Civil de Boiro, una simulación de robo de maquinaria valorada en cinco millones de euros en la nave Boiromar (O Chazo) y que no funciona desde hace muchos meses, además de que fue saqueada y se convirtió en una auténtica ruina.

En esta operación, llamada “Conserva”, se detuvo imputó a cuatro personas-están en libertad provisional- , tres de las cuales son familiares, un hermano y la hija de un antiguo propietario de esa fábrica -Carlos Piñeiro, ya fallecido-, a los que la Benemérita también imputó los delitos de alzamiento de bienes, apropiación indebida, estafa y falsedad documental. Las investigaciones comenzaron en 2012, cuando los dueños de Boiromar denunciaron el robo de maquinaria para fabricar conservas de pescado, pero los encargados de las pesquisas detectaron anomalías en torno a esos hechos. Meses después localizaron ocultas en una nave de Cambados máquinas que se incluían en la denuncia como sustraídas y entendían que los responsables eran parte de los detenidos y que, por ello, obtuvieron altos beneficios.

Tras varios meses de pesquisas, el equipo de investigación boirense localizó el grueso de la maquinaria robada en Murcia, donde otro de los implicados en la trama las compró. Y se identificó en Madrid, Castellón y Canarias a otras 8 personas que pudieran estar relacionadas con esta operación presuntamente fraudulenta. También se llevó a cabo el registro y precintado de un bajo comercial en Escarabote, donde presuntamente funcionaba una nave clandestina para estuchar y empaquetar conservas y donde los agentes se incautaron de equipos informáticos y documentación vinculada a los hechos delictivos
y dos máquinas que figuraban como sustraídas.