RIANXO – Los vándalos dejan su huella en los petroglifos de Os Mouchos

Técnicos de Patrimonio analizaron lo ocurrido y no creen que se causase un grave deterioro a ese elemento de arte rupestre

P20 F1

DSC_0169

DSC_0189

DSC_0192

Los vándalos ya no saben donde dejar sus huellas y esta vez lo hicieron en uno de los elementos emblemáticos del arte rupestre en Galicia: los petroglifos de Os Mouchos, en la aldea de Brión, en la parroquia rianxeira de Leiro. El ataque a esta joya cultural, que recoge escenas de caza y animales singulares en buen estado de conservación, consistió en dejar manchados o pintados estos grabados con media docena de huellas de manos hechas con un producto tipo mortero blanco, además de otros restos del mismo con formas menos definidas. En un primer momento, se llegó a hablar de un daño que podría ser irreparable, pero según pasaron las horas ya se vio factible su limpieza. Los análisis realizados por agentes del Seprona, que acudieron ayer al mediodía acompañados por la Policía Local, y por técnicos de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, que elaboran un informe, fueron bastante más tranquilizadores.

El concejal rianxeiro de Patrimonio Histórico, Xusto Ordóñez, recibió en la noche del lunes la llamada de un amante de la arqueología, Víctor García Rey, que le avisaba  de lo ocurrido. El edil dejó lo que estaba haciendo -mantenía una reunión de coordinación con el resto de compañero del Ejecutivo local- y fue a comprobar esa agresión junto a otras personas. “Deixounos apesadumbrados, doidos e con mágoas. É un día moi triste para todos os rianxeiros e as persoas que amamos e respetamos estes legados históricos”, dijo Ordóñez. A este concejal le resulta “incomprensible” lo que puede llevar a alguien a cometer este tipo de acto vandálico contra una parte  importante de la historia, “pois estamos ante una das estacións petroglíficas máis importantes de Europa”. Añadió que mientras la mayoría de la gente respeta, salvaguarda y protege este elemento de gran valor, luego hay desalmados”  que carecen de todo tipo de valores y que actúan de esa forma.

Xusto Ordóñez fue quien informó el lunes a la Xunta de lo sucedido e indicó que también cursó la correspondiente denuncia ante el Seprona. Por su parte, el alcalde, Adolfo Muiños, manifestó que le preocupa se produzcan este tipo de hechos. “Nos abraia a premeditación, polo que condenamos estas accións vandálicas. Parece mentira que haxa alguén que atente así contra o patrimonio de todos, aínda que se trate de algo puntual”, dijo el primer edil. Y subrayó que se está ante una expresión de miles de años “que alguén pretendía aldraxar”. Los técnicos de Patrimonio que inspeccionaron los petroglifos pintados le indicaron que no será difícil la eliminación de las manchas. De esa labor se encargará el Concello de Rianxo, para lo que podría buscar una empresa especializada, siempre con el control arqueológico por parte de la Xunta.