RIBEIRA – Vecinos de Os Areeiros denuncian que gran cantidad de maleza invade aceras, arcenes y plazas de aparcamiento

Los residentes indican que por algún lugar casi no se puede pasar y que la imagen que se ofrece del lugar no es la más adecuada
P17 F1

DSC_1624

DSC_1632

DSC_1639

DSC_1641

DSC_1672

Los residentes en el lugar de Os Areeiros, en la parroquia ribeirense de Castiñeiras, ven como según pasan los días las hierbas y maleza que empezaron a crecer en aceras y márgenes de la carretera general, incluso en los espacios habilitados como plazas de aparcamiento, están ocasionando graves molestias, además de una muy mala imagen de esa zona tan frecuentada por visitantes, dada la proximidad a la playa de O Castro. Por ese motivo, le demandan al Concello que, como Administración más cercana al contribuyente, realice una limpieza para acabar con ese problema de manera inmediata o que, de ser el caso, haga las gestiones y se la demande a la entidad que le corresponda, pues la carretera es de titularidad de la Diputación Provincial de A Coruña.

Una de las vecinas indicó que ya se lo pidió al actual alcalde en uno de los mítines que ofreció en la parroquia de cara a las elecciones municipales del pasado mes de mayo y que, en vista de que no se acometía dicha actuación, a comienzos de julio pasado acudió a la casa consistorial para recordárselo, “e pese a que me tomaron nota, por aquí segue sen pasar ninguén a limpar”, precisó esta mujer. Añadió que en su caso y en el de otros residentes, son varios los que eliminan la maleza que tienen delante de sus viviendas o propiedades, pero subrayan que no están obligados a hacerlo. De hecho, aseguran que en otras parroquias cercanas, como Aguiño o Carreira, las cosas están mejor “e da gusto pasear polas rúas sen atoparse coas incomodidades como as que temos en Os Areeiros, e menos mal que aquí cedemos terreos dabonrodo para que as beirarrúas e arcenes sexan amplos”, señalan.

Estos afectados manifiestan que si pasar por alguna acera ya resulta muy molesto, todavía lo es más en el extremo próximo a la Punta do Castro, en donde la estrechez del bordillo se ve agravada por la caída de un talud y que la maleza la invade, por lo que transitar por allí resulta una odisea. Del mismo modo, demandan que se haga una limpieza de la zona de las rejillas de las canalizaciones para la recogida de aguas pluviales, que están llenas de tierra y en las que también crece vegetación, provocando su obstrucción y que cuando llegue la temporada de lluvias no puedan cumplir la función para la que se construyeron.