RIBEIRA – Un voraz incendio, avivado por el fuerte viento, obliga a desalojar el camping y restaurante Valverde y el núcleo de población de Teira

Más de 20 hectáreas ya habían ardido en esa zona de Corrubedo hasta las diez de la noche, e incluso se llegó a hablar de que podría superar las 60 hectáreas. Se cortó el acceso rodado hacia esa parroquia hacia las 23.00 horas y en torno a la una de la madrugada se reabrió al darse casi por controlado, pero aún qudaba trabajo de madrugada y aún no está extinguido

P17 FU

INCENDIOVALVERDE1

INCENDIOVALVERDE7

INCENDIOVALVERDE10

Un voraz incendio forestal registrado poco antes de las siete y media de la tarde de este sábado en la parroquia ribeirense de Corrubedo obligó a desalojar por precaución el camping y restaurante Valverde, en el que estaban alojadas unas 40 personas -sólo quedaban los dueños y los empleados-, además de una cifra similar de vecinos en el núcleo de población de Teira, que también fueron obligados a dejar sus casas. El fuego se vio avivado desde un primer momento por el fuerte viento del nordeste, lo que dificultó las labores de control por parte de los medios allí desplazados y avanzaba hacia el núcleo de Corrubedo. Sin embargo, entrada la noche cambió a noroeste y fue en ese momento cuando su evolución fue más lenta al azotar el viento en contra del avance de las llamas, aunque el incendio seguía extendiéndose hacia Olveira.

INCENDIOVALVERDE5

INCENDIOVALVERDE13

INCENDIOVALVERDE16

En torno a las diez de la noche eran dos agentes y cinco brigadas forestales, tres motobombas, los Bomberos de los parques comarcales de Ribeira y de Boiro, el Grupo de Apoio e Emerxencias Municipal (GAEM), Protección Civil de Boiro, una pala excavadora bulldozer y un helicóptero. Del mismo modo, también se movilizó a diversos efectivos de las Policías Local y Nacional, que fueron las que se encargaron de ordenar los desalojos por razones de seguridad. Además, cortaron al tráfico en los accesos a Corrubedo, en los cruces de Bretal y de Seráns, sobre todo debido a la densa humareda que llenó el cielo de dicha parroquia de Ribeira, que ayer celebraba uno de sus días de las fiestas de verano. Poco antes de la una de la madrugada se reestableció la circulación rodada, pero permanecieron varios efectivos de la comisaría regulando el paso, También había varias patrullas de la Policía Autonómica y efectivos de las unidades judiciales ribeirenses, que centraron su acción en investigar todo lo relacionado con la autoría del incendio, del que se indicaba que pudo iniciarse en varios focos.

DSC_1165

DSC_1171

Según las primeras estimaciones hechas públicas por la Consellería do Medio Rural, el fuego ya ha había calcinado a las diez de la noche del orden de 20 hectáreas, aunque el avance de las llamas hacía pensar que se superaría ampliamente esa superficie, llegando a cifrarse en más de 60 hectáreas. Algunas fuentes indicaron que aunque por momentos el fuego se desbocó,  se pudo acotar un perímetro, aunque esa situación podía cambiar en función de las condiciones meteorológicas. Así sucedió en torno a las once de la noche, cuando las rachas de viento avivaron el fuego en dirección a Espiñeirido, llegando a alcanzar la playa, pero en torno a la una de la madrugada se daba por estabilizado, pero no estaba controlado del todo. Quedaba una noche muy larga por delante.

De todas maneras, en la zona quedaron retenes ante posible reproducciones. Según algunas fuentes, el fuego alcanzó el merendero de Laxe da Gata, próximo al camping mencionado con anterioridad. Incluso se planteó otro desalojo en las casas del margen derecho de la carretera de entrada a Corrubedo, pero al cambiar el viento y disminuir el riesgo de que les afectasen las llamas, esa decisión se descartó. Aún así, los residentes indicaron que la humareda les acompañó durante mucho tiempo y su olor quedó impregnado en sus viviendas.

DSC_1174

DSC_1196

Anuncios