BOIRO -La Policía Local medió en un conflicto entre bañistas y mariscadoras

Un guardapesca de la Cofradía de Cabo de Cruz solicitó hace unos días la mediación de la Policía Local en un conflicto entre bañistas y mariscadoras que vigilaban sus concesiones, en la parte posterior del centro de salud de O Saltiño. El alertante dijo que el problema a punto de derivar en agresiones. Los agentes se entrevistaron con esas profesionales en la orilla y les manifestaron que recriminaron a dos personas que cogían almejas mientras se bañaban, y que éstos reaccionaron gritando, insultándolas y amenazándolas. Por estos motivos, anunciaron que iban a denunciarlos por vía judicial.

Seguidamente, los policías locales se dirigieron a las personas con las que tuvieron problemas y que reconocieron que cuando recogían almejas en la playa se les acercó una mujer “de moi malos modos” y que les gritó, que la discusión subió de tono y que la mariscadora le insultó nombrándole a la madre -al parecer falleció hace poco-, produciéndose entonces un intercambio de palabras, pero que se habían marchado del lugar para evitar que la situación fuera a peor. Estos últimos le indicaron a la Policía Local que tenían intención de denunciar a la mariscadora.