RIBEIRA – El vandalismo se ceba con infraestructuras vinculadas con el servicio de socorrismo en las playas del municipio

Tumbaron torretas, dañaron rampas de acceso a playas y barandillas e hicieron desaparecer carteles informativos

P18 F1

Los carteles y las torretas, junto a otros elementos, ya fueron repuestos

Dentro de los actos vandálicos que se vienen registrando este verano en Ribeira, hay que hacer un capítulo aparte para los que se registraron en las infraestructuras vinculadas con el servicio de salvamento y socorrismo en las playas del municipio. En el primer de la campaña fueron numerosas las incidencias detectadas en ese sentido, comenzando en la primera semana de julio con la desaparición de 15 de los 90 carteles instalados unos días antes para informar sobre la prohibición de la
entrada de perros -4 de ellos se los llevaron del arenal de Coroso sin que se volviera a saber de ellos-, fin de zona protegida y vigilada, sobre corrientes peligrosas y de desprendimiento de piedras. El coordinador del GAEM y de dicho servicio en las playas, Marcos Fernández, indicó que todas fueron repuestas, pero en las jornadas posteriores desaparecieron otros 14 carteles, de los que 4 avisaban de la prohibición del acceso de canes en Coroso.

Marcos Fernández también detalló que el pasado mes aparecieron tumbadas las torretas de la playa de Os Mosqueiros, algo que parece convertirse en habitual en dicho arenal, pues se viene registrando todos los veranos desde que se instaló, y también la que se colocó en el extremo de la playa de Coroso más próximo al camping.  Del mismo modo, indicó que también apareció roto el mástil para el izado de las banderas de colores informativos sobre el estado del mar y las recomendaciones sobre el baño, y diversos daños en rampas de madera de acceso a las playas de Río Azor y de A Catía, así como arrancadas algunas partes de los pasamanos. Afortunadamente, a diferencia del pasado periodo estival, no han sufrido desperfectos los balizados que delimitan las zonas de baño de los arenales ribeirenses.