A POBRA – Adeac le mantiene al Concello el castigo de retirarle las dos banderas azules este verano

DSC_0958

La Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac) ratificó este mediodía la decisión de retirarle al Concello dde A Pobra las banderas azules que le había otorgado para que lucieran este verano en las playas de Cabío-Lombiña y A Illa. Así lo acordó su comité ejecutivo en la reunión que mantuvieron este jueves de manera virtual, cada uno se encontraba en diferentes partes de España. De nada sirvió el arrepentimiento y reconocimiento de los errores cometidos por parte del alcalde, Xosé Lois Piñeiro, que se mostraba confiado en que los responsables de la Adeac dieran marcha atrás en su resolución.

José Palacios, vicepresidente primero de dicha entidad, manifestó que habían decidido no caer en el error del agravio comparativo si se le deja izar las dos banderas azules en el municipio pobrense, deteniéndose en el caso de Sanxenxo, donde la Adeac y el Concello acordaron que el municipio pontevedrés se quedaba sin tres de las banderas azueles concedidas al no contar con suficientes socorristas para atender todos los arenales distinguidos. Además, precisó que en el momento de ratificar su decisión relativa a las playas de Cabío-Lombiña y A Illa,  seguían sin contar con socorristas.

Tanto José Palacios como Xosé Lois Piñeiro hicieron referencia a la conversación que mantuvieron el martes para intercambiar pareceres sobre la retirada de las dos baneras azules. Aunque buena parte de la conversación se desarrolló por cauces fluidos y de cordura, los inicios no lo fueron tanto y a punto estuvieron de dar al traste con la misma. De hecho, el alcalde arremetió contra la Adeac por tomar una decisión siguiendo directrices políticas, algo que Palacios negó categóricamente: “En 30 años nunca nos hemos movido por directrices políticas, somos una entidad independiente”, y precisó que debido a que se estaban registrando muchos muertos en las playas se vieron en la obligación de endurecer los criterios y las medidas de seguridad exigidas, por el futuro y el prestigio de la Bandera Azul”.

Piñeiro, que reconoció que se había enterado de la retirada de las banderas azueles a través de “loqueyotedigo”, hizo referencia a que en el año 2012 la Adeac le concedió una prórroga para el izado de las banderas azules en sus playas al Concello de A Pobra, que por aquel entonces era gobernado por Isaac Maceiras. Este último demandó en su momento que se desestimase la retirada definitiva de la Bandera Azul, remitiendo un informe gráfico de la situación que demostraba la subsanación de las deficiencias detectadas. El actual alcalde dijo que esa petición se produjo el 6 de agosto, después de que una inspección realizada el 16 de julio determinase que no se cumplían los criterios exigidos por la Adeac. Pero, a diferencia de lo que sucedió en esta ocasión, el Concello no abrió los puestos de socorro ni izó las banderas azules al carecer de socorristas, argumentando para ello que se había retrasado la concesión de subvenciones para la contratación de esos vigilantes, algo que no podía asumir con las arcas municipales al no haber consignación suficiente en el presupuesto municipal. Piñeiro achacó en esta ocasión el retraso en la contratación debido a un error por parte de la oficina del Servizo Galego de Colocación en el envío de una lista con los aspirantes a ocupar las plazas de socorristas.

Fuentes municipales indicaron que este viernes comenzarán a trabajar siete de los ocho socorristas que contratará el Concello para esas playas, y el otro lo hará el lunes por motivos personales.