RIBEIRA – Las pruebas de tráfico derivadas de la regulación de los semáforos obligan a dar rodeos al prohibirse los giros a la izquierda hacia las calles Canarias y Mariño de Rivera

Los problemas de tráfico que se vienen registrando en las últimas semanas derivados del funcionamiento de la veintena de semáforos instalados en un tramo de cruces de la Avenida Miguel Rodríguez Bautista, en pleno casco urbano de Ribeira, están obligando al Ayuntamiento a realizar ajustes. Para ello se están realiznndo probaturas sobre algunas soluciones al caos circulatorio. La primera y más destacada pasa por suprimir los giros a la izquierda hacia las calles Canarias y Mariño de Rivera para los vehículos que proceden de la zona del antiguo Totem. De hecho, ayer al mediodía se instalaron unas señales provisionales con esas prohibiciones, pero se echaba en falta otra señalización de carácter más informativo, por lo que ante esa falta, los otros indicadores eventuales iban acompañados de unos conos y una serie de agentes municipales para orientar a los conductores y explicrles el motivo de esas prohibiciones. Para acceder a ambos viales las opciones que se ofrecieron pasan por hacer un cambio de sentido en la zona de las Casas Baratas, entrando por la Rúa Ameneiro o bien dando la vuelta en la rotonda de La Sirena, lo que en ambos casos supone dar un rodeo, que es mayor si no queda más remedio que ir a la mencionada glorieta.

DSC_5467

Desde el Concello ribeirense indican que todavía se está en fase de pruebas, por lo que no se descartan variaciones al respecto. Pero, por lo de pronto se dejó a un lado la alternativa de que los vehículos entrasen por Rafael Dieste -frente a una tienda de deportes en el tramo final de Miguel Rodríguez Bautista- y cambiar el sentido en la Rúa Ameneiro. Aún así, estas pruebas no lograron evitar atascos, que fueron incluso superiores a días pasados, ya que a los que ya había en la Avenida Miguel Rodríguez Bautista y en Otero Pedrayo, se sumaron los que se produjeron de los que se paraban para preguntar a los agentes municipales y los que se formaron en la rotonda de La Sirena, donde ya suele haber algunos problemas, que se vieron agravados. Tl y como ya se indicó ayer a través de “loqueyotedigo” otra medida que se adoptará será la de retrasar unos metros el paso de peatones hasta el punto en donde empiezan las plazas de aparcamiento en línea de Mariño de Rivera, al inicio del acceso hacia la Praza do Concello. Ello permitirá que aunque esté cruzando gente por la zona cebrada, pueda acceder entre dos y tres vehículos sin necesidad de quedar bloqueados en la intersección como sucede hasta ahora.

DSC_5520

Algunos conductores indicaron que la instalación de todos esos semáforos está creando una serie de problemas que no había hasta ahora, aunque reconocen que en el cruce de la Avenida Miguel Rodríguez Bautista con la Rúa Canarias era necesaria este tipo de regulación o similar, aunque lo mismo opinan para la incorporación desde la Rúa Otero Pedrayo. Otros opinan que Ribeira no precisa de ese tipo de regulación, aunque desde el Ejecutivo local defiende dicha implantación principalmente por cuestiones de seguridad para los peatones. Además, varios usuarios de esta vía manifestaron que si se ponen los semáforos deben desaparecer los badenes o pasos elevados de peatones que se construyeron en su día para obligar a que los coches reduzcan la velocidad al pasar por esas zonas frecuentadas por peatones, sobre todo por la proximidad del colegio -O Grupo. Como dicen desde el Concello, todavía se están realizando pruebas, por lo que hay que tener paciencia cuando se traviese por esa zona, tanto conductores como peatones, pero también no está de más un poco de educación, pues si no organizamos y no pensamos sólo e nosotros sino también en el bien del Concello decirle que las cosas hay que hacerlas con un poquito más de sentidiño y no ir tan a salto de mata y que a lo mejor no eran necesarias tantas alforjas para hacer este camino.

DSC_5512

Anuncios