RIBEIRA – El Ejecutivo local proyecta la semipeatonalización de un nuevo tramo en la Avenida Rosalía de Castro

La obra abarcará de la Praza do Concello al cruce con Marcial de Adalid, ensanchará las aceras y sólo tendrá un carril intermedio

El ambicioso plan de humanización de la zona más céntrica del casco urbano de Ribeira que pretende desarrollar el Ejecutivo local con Manuel Ruiz Rivas al frente ya tiene un nuevo objetivo. Después de que hace casi dos semanas comenzasen los trabajos de pavimentación del tramo de la Avenida Rosalía de Castro entre la Praza do Concello y el cruce con la Rúa de Galicia, para su peatonalización, y a la espera que después de Navidad se retomen los trabajos en el tramo desde el Malecón y se prosiga por la Rúa de Galicia hacia la Porta do Sol y por Cristóbal Colón hasta la confluencia con la Avenida de Lugo, el mandatario ribeirense está dispuesto a seguir con su idea de ciudad en la que el peatón tenga prioridad sobre los vehículos.

Su próximo objetivo es el tramo de la Avenida Rosalía de Castro entre la Praza do Concello y la confluencia con la Rúa Marcial de Adalid. En este caso, el planteamiento de Manuel Ruiz no pasa por prohibir por completo la circulación de vehículo como sucede en el tramo en obras, sino que su objetivo es reducirlo de una manera considerable y que sólo pasen por ella los imprescindibles. De hecho, al prohibirse la salida hacia la Avenida do Malecón para muchos conductores no tendrá demasiado sentido circular por esa calzada. Por ese tramo pasarán los que quieran acceder a sus plazas de garaje y para acceder hacia la zona del Monumento a través de la Avenida de Lugo, a la que está previsto que se le cambie el sentido de la circulación.

También seguirían pasando por el referido tramo de Rosalía de Castro los que quieran dirigirse hacia la Avenida Miguel Rodríguez Bautista o hacer algún cambio de sentido pasara salir hacia la Rúa Alcalde Fernández Bermúdez -antigua Nueve de Agosto-, pero ya serán muchos menos, pues para ello no será necesario que entren en esa calle, salvo que se trate de residentes. El fin que persigue el Ejecutivo local es hacer aceras más anchas para dar mejor servicio a los peatones, y dejar en medio un único carril, eliminando una decena de plazas de aparcamiento de uno de los márgenes. Y se trasladaría la parada de taxis a otro lugar no muy lejano a la actual ubicación, para lo que se plantea habilitar una zona en la Avenida de Lugo.

La supresión de esos estacionamientos se verá paliada con el acondicionamiento de un solar alquilado en Abesadas para 125 plazas y otro en la Rúa Agustín Fernández Oujo, donde se contará con espacio para 30 coches. Estos y otros asuntos los abordará el alcalde en la reunión que está previsto que mantenga en los próximos días con vecinos y comerciantes del tramo de Rosalía de Castro afectado por el citado plan de humanización.

Anuncios