RIBEIRA – El pakistaní que vive en el parque de San Roque le dijo a unos visitantes que “aquí va a haber muchos muertos cuando venga mi primo”

El ciudadano pakistaní que desde hace medio año vive y duerme en el parque periurbano de San Roque, y que incluso aprovecha un enchufe que hay en el exterior del centro de interpretación de dichas instalaciones para cargar su teléfono móvil, les llegó a decir en agosto a dos hombres que visitaron ese recinto que “aquí va a haber muchos muertos cuando venga mi primo”. Al parecer, esas palabras las pronunció delante de esas personas en respuesta a un asunto que prevalece de la mayoría de sus conversaciones y que le lleva a mantener comportamientos extraños.

Se trata de lo que, bajo su punto de vista, es la falta de respeto al medio ambiente que detecta en la zona. Es por ello que, cuando el miércoles llegó una patrulla de la Policía Local de Ribeira alertada por un particular, se encontró a ese individuo extranjero junto un árbol pequeño que hay en la entrada principal de esta zona de esparcimiento y les dijo a los agentes que estaba cuidando de esa planta porque se lo mandaba su dios.

Quienes tuvieron conocimiento de la referida expresión, así como de otros comportamientos inadecuados que al parecer muestra ese pakistaní hacia los demás indicaron que las autoridades deben adoptar medidas pronto para que no haya que lamentar alguna desgracia. Después de que este jueves se indicase que la Policía Local ribeirense emitió un informe sobre la actuación referida en el parque periurbano para remitírselo al departamento municipal de Servicios Sociales, algunas informaciones apuntan que técnicos de dicha área trabajan sobre el asunto para tratar de darle una solución.

Anuncios