RIBEIRA – Colectivos animalistas califican de “bochornoso” el rechazo a ser ciudad libre de circos con animales

Vox Ánima califica de bochornosa la actitud de la corporación municipal de Ribeira frente a la moción para declararse municipio libre de circos con animales. Expresó el malestar sentido al ser testigo de la “apatía” y “falta de interés” de los partidos ante el sufrimiento animal en espectáculo celebrados en el municipio. Desde este y otros colectivos animalistas afirman que la inconsistencia de los argumentos utilizados por los diferentes concejales para justificar su abstención o su voto en negativo a la moción denotan, a su entender, una falta de información y asesoramiento que, a todas luces, les parece grave, y una intención, no saben si consciente o no, de banalizar sobre un tema que preocupa e interesa a una parte importante de la ciudadanía a la que también le gustaría ser escuchada y representada. Es por ello que desde Vox Ánima quieren hacer pública una carta dirigida al consistorio de Ribeira en la que manifiesta de forma detallada su disconformidad con lo allí sucedido, su agradecimiento al partido que presentó la moción y una serie de aclaraciones en las que desde la asociación les parece importante incidir debido a las “falsas acusaciones” de políticos y público del circo que “con su discurso intentan desvirtuar el objeto de nuestras movilizaciones: Nosotros no pedimos que se acaben los circos ni dejar sin trabajo a nadie, nosotros pedimos que se dejen de usar animales como reclamo de estos espectáculos. ‘Circos sí, pero sin animales’, ese es nuestro lema”, subrayan.

 

A continuación, se transcribe la carta abierta que estas asociaciones le dirigen a la corporación municipal de Ribeira…

 

“Señores miembros de la corporación municipal de Ribeira: Desde la Asociación Vox Ánima queremos manifestar el malestar que durante el pleno del lunes hemos sentido al ser testigos de la apatía y falta de interés de los diferentes partidos ante la problemática del sufrimiento animal en espectáculos celebrados en este municipio. Antes de comenzar queremos dejar claro que al margen de nuestras afinidades personales, en Vox Ánima nos declaramos apolíticos: trabajamos y colaboramos con las personas o grupos, al margen de etiquetas y en función de los intereses de la asociación y la reciprocidad de los actos. Ante la moción presentada por el BNG, el 29/05/2017, en la que apeló al apoyo plenario para declarar a Ribeira “Municipio Libre de Circos con Animales”, ustedes, el resto de partidos, no sólo “justificaron” su reticencia con argumentos inconsistentes, sino que también se permitieron banalizar y, en consecuencia, infravalorar la implicación, el interés y el esfuerzo de quienes, tras esa moción, trabajamos día a día por el bienestar y los derechos de los animales. A la portavoz de IPdeR, Dª Mª Rosa Natividad García Pose, quien dio comienzo a la exposición de motivos y cuya argumentación para el voto en negativo no tuvo desperdicio por el desatino y la demagogia en sus palabras, queremos decir: Su discurso, señora concejala, no sólo resultó vergonzoso por la ignorancia mostrada en cuanto al tema de los animales en el circo, sino por la futilidad con la que trata una propuesta que a muchos electores (que SÍ nos preocupamos realmente de todos los animales) nos importa y nos afecta emocionalmente. Llevar a un pleno el tema del sufrimiento animal en el circo no significa descartar otros ámbitos de actuación a favor de su bienestar, sino un paso más para cambiar las cosas, para mejorar el trato que le damos a los animales en general. Nos gustaría poder analizar su intervención con calma, pero son tantas las cosas que tendríamos que decir que la falta de espacio nos limita, así que la invitamos a que se vuelva a escuchar en la grabación del Pleno con la esperanza , seguramente vana, de que le pueda servir para hacer un algún tipo de reflexión sobre el contenido de su disertación. Igualmente la invitamos a que se haga eco de sus propias palabras: “a todos los animales hay que cuidarlos”; esperando verla próximamente defendiendo el bienestar de los mismos, empezando por los que son víctimas de la caza, actividad que según sabemos a raíz de las crueles fotos que circulan por ahí, conocen demasiado bien en su partido. Al portavoz de Ciudadanos, Juan José Chouza Sampedro, decirle que hablar de compromisos a nivel nacional en un pleno municipal resulta un tanto abstracto, al igual que los eufemismos de “no incentivar”, “supervisar”, “máxima visibilidad” o “velar por la seguridad de los animales”; ¿qué quiere decir con todo esto, señor concejal?, ¿Cómo se puede supervisar que no haya maltrato cuando el circo en sí mismo supone un maltrato para los animales que son usados en él? Allí son sometidos a continuos viajes soportando temperaturas extremas que no son propias de sus ecosistemas originales, a vivir aislados sin contacto con individuos de su misma especie y enjaulados toda su vida; eso por no mencionar la “doma” o ¿cómo piensa que se consigue que un león salte a través de un aro ardiendo, que un elefante “haga el pino” o que un oso se pasee en bicicleta con una falda de tutú?. Frases bonitas, señor concejal, para dorar la píldora a unos y a otros, y la conclusión, un discurso meramente estético que no ayudará en nada. Los que trabajamos en el rescate y defensa de los animales sabemos lo poco que significan sus palabras, pero claro, a nosotros no se nos pregunta.
Al portavoz de PSdeG-PSOE, José Manuel Vilas Álvarez, transmitir nuestra decepción por la laxitud resolutiva de un partido que por no llegar a consenso y no estar bien informado, delega responsabilidades escogiendo una opción intermedia que además les viene dada y de cuyas consecuencias creemos aún no son conscientes. Si había dudas o posicionamientos confrontados dentro de su partido lo propio hubiese sido pedir asesoramiento respecto al tema. Nuestra asociación posee un informe completo y con datos contrastados sobre los circos con animales, que gustosamente les hubiésemos cedido de haberse dirigido a nosotros. Se enfrentaban a una votación que, al menos para el colectivo al que representamos, era significativa, y creemos que aquellos políticos que no conocen un tema deben, cuando menos, intentar informarse adecuadamente sobre él antes de emitir una decisión. Con su actitud ustedes no han estado a la altura. Al portavoz de PP, Manuel Emilio Pérez Outeiral, ¿qué quiere decir cuando al aportar datos facilitados por Seprona se refiere a la “mayoría” de las infracciones: “a maioría das infraccións que se cometen son administrativas e non teñen nada que ver xa coa salud dos animales”; ¿esto qué significa?, ¿tal vez quese ha cometido alguna infracción de otro tipo?, ¿de qué tipo?. Poca confianza transmite un discurso en el que se omiten o escogen datos a voluntad para condicionar el mensaje. Por otro lado nos remitimos a la enmienda que ustedes han presentado para boicotear, desde nuestro punto de vista, la moción, pues lejos de aportar nada nuevo, el texto fue transcrito literalmente del informe de Plan General de Circos del Ministerio de Cultura, ¡Esto denota el interés que ustedes ponen en la resolución de una situación conflictiva en el marco de su propio municipio!. Así, lo que el texto reza es algo que ya debería haber sido puesto en práctica desde el 2011: “Punto 5.1.3: Velar polo estrito cumprimento da normativa vixente respecto á seguridade laboral e o benestar e a saúde física e psíquica dos animales dos circos” y nos gustaría ver, señor concejal, quién y con qué criterio ha velado y velará por la salud física y psíquica de esos animales en su municipio. Respecto al señor alcalde, Manuel Ruiz Rivas, del PP, queremos manifestar nuestro desagrado al comprobar su indiferencia hacia nuestro escrito, presentado y dirigido a su persona, en el que solicitábamos la declaración de Municipio Libre de Circos con Animales y la prohibición de atracciones con animales, como los carruseles de ponis. Sin embargo, señor alcalde, usted tuvo a bien, no sólo omitir cualquier alusión a dicho escrito y la preocupación de las asociaciones, sino en cambio invertir su tiempo de discurso en ofrecer perros de regalo de su propia cosecha a todos los presentes. Sí señor, eso demuestra la seriedad con la que usted afronta un tema que, insistimos una vez más, para gran parte de sus electores es preocupante. Señor alcalde, ya el mero hecho de hablar de “regalar” en vez de “adoptar” dice mucho de su implicación e interés en cuanto a la gestión de los animales abandonados en su municipio; y ofrecer un considerable número de mastines nos hace pensar en la despreocupación con que usted deja criar a sus perros obviando la dramática situación de superpoblación existente en las perreras, ¿es así como ustedes llevan a la práctica esas “campañas de concienciación” que constantemente nombran?. Hay que educar con el ejemplo, señor alcalde. Al portavoz del BNG, Luis Antonio Pérez Barral, queremos agradecer el interés y perseverancia de su partido, presentando una iniciativa que refleja el sentir de muchos ciudadanos de este municipio. También agradecemos que se hayan puesto en contacto con nosotros y nos hayan hecho partícipes de la misma, así como su colaboración y disponibilidad a la hora de apoyar, al igual que las Mareas, nuestros eventos. Somos conscientes de que, aunque para nosotros sea lo más importante, esta es una causa más de las múltiples que se les presentan, mas no por ello tuercen la cara y en cambio trabajan por poner en marcha lo que respecto a este tema la sociedad demanda.
Por último, consideramos importante incidir sobre una serie de puntos que de forma directa o indirecta, surgieron en este pleno: Señores, ante todo expresar diáfano y claro, que nosotros no estamos en contra de los circos, sino del uso de los animales en los mismos, al igual que en su momento aclaró el partido que presentó la moción. Sabemos que no sólo es viable, sino enriquecedor ofrecer un espectáculo trabajado desde el ámbito meramente humano y voluntario, prescindiendo de actividades de explotación, carentes de valores y anti-didácticas, que tan sólo confunden y distorsionan la realidad de los niños. En un momento en el que en los centros educativos se insiste en la importancia de la educación en valores, trabajando conceptos como la solidaridad y la empatía con el fin de evitar situaciones de acoso o maltrato, ¿cómo desde un organismo de referencia para la ciudadanía se pueden permitir actividades que transmiten lo contrario?. No señores, enseñar a un niño que uno puede disponer a voluntad de otro ser vivo que siente y sufre, que puede humillarlo disfrazándolo o haciéndolo bailar al son de la música, es enseñarlo a someter, a utilizar, a imponer su interés por encima y a costa de todo. Por otro lado, desde las asociaciones trabajamos desde el más puro altruismo y no poco, sin embargo las administraciones, lejos de asumir responsabilidades, se nutren del trabajo de voluntarios que les salen muy bien a cuenta para luego despreciarlos a la hora de opinar o legislar; ¿estamos sólo para lo que conviene, señores?, ¿es eso?, ¿somos ciudadanos ocasionales, de usar y tirar?. Como poco llama la atención esa volubilidad que demuestran hacia nosotros, aceptando gustosamente nuestras acciones cuando les sacamos a los perros de la calle, pero posicionándose en el lado contrario cuando lo que solicitamos hace peligrar su simpatía hacia algún “allegado” o no lo consideran políticamente correcto. En fin, así son ustedes… Señores, efectivamente la ley es la ley, pero los ayuntamientos también tienen potestad y poder para cambiar ciertas cosas, sobre todo si son para mejorar las condiciones de cualquier individuo que sufre. Los que pedimos esto no lo hacemos ni por capricho, ni con intención de hacer daño, tal como se advierte tras algunos de sus comentarios, sino todo lo contrario, lo hacemos para evitar que se siga causando daño. Les recordamos también algo que parece que a menudo se olvida, y es que los que pedimos esto también somos ciudadanos, con nuestros derechos y deberes, con nuestras inquietudes y nuestros votos, y por tanto también queremos ser representados, sin embargo, la realidad que nos ofrecen es que, a pesar de ser cada vez más, somos los grandes olvidados. Respecto a la frase estándar que siempre les llena la boca: ‘Yo también le quiero a los animales’, les rogamos que no nos ofendan usándola de forma gratuita, cuando en la práctica de sus políticas muestran una total indiferencia, hacia ellos y hacia sus defensores. Finalmente tan sólo plantearles una reflexión en respuesta a lo que de forma unánime han dicho en sus intervenciones:`’estamos en contra del maltrato y del sufrimiento animal’. Tras escuchar estas palabras nos preguntamos si sus reticencias a la aprobación de la moción existirían en el caso de que las víctimas fueran personas… Tal vez entonces el problema, señores, no es la ‘gravedad de prohibir’, ‘o despojar de su sustento a una pobre gente’, tal vez el problema es que sólo son animales…”.

Anuncios