RIBEIRA – Agencia Tributaria y Aduanas inspeccionan una vendeduría de la ciudad en una investigación por fraude en la compra-venta de pescado

Esta actuación fue un fleco de la operación Piélagos, desarrollada hace seis meses y medio en 21 lonjas

Seis meses y medio después del inicio del desarrollo de la operación Piélagos para evitar una supuesta actividad económica en dinero sin declarar derivada de la venta de pescado fresco y mariscos en cinco comunidades autónomas, ayer regresaron a Ribeira inspectores de la Agencia Tributaria y Aduanas, órganos dependiente del Ministerio de Hacienda, apoyados por agentes de la Patrulla Fiscal y de Fronteras y del Servicio Marítimo de la Guardia Civil. Su finalidad no fue otra que la de desarrollar un nuevo registro en las instalaciones de una vendeduría de Santa Uxía, en la que ya realizara una inspección, tanto en la lonja como en las oficinas que posee en la Avenida das Carolinas. Las primeras conclusiones de los inspectores apuntaban a que más del 80% del pescado se vende en “B”, sin pasar por lonja.

Esta intervención, según informaron fuentes de la Agencia Tributaria, supone un fleco de la referida operación antifraude, que dirige el Juzgado de los Contencioso-Administrativo Número 2 de Santiago de Compostela, pues de la investigación desarrollada hasta ahora se entendía que quedaban detalles pendientes de solución en este asunto. La operación Piélagos se desarrolló a mediados de noviembre pasado en varias rulas de la Comunidad Autónoma Valenciana, así como en las de Cataluña, Murcia, Canarias y Galicia, entre las que se incluyó Ribeira, al igual que se efectuaron inspecciones en instalaciones de subastas de A Coruña y Vigo. A ellas se sumaron también las Haciendas Forales de Guipúzcoa y de Vizcaya. En la capital barbanzana se llegaron a practicar entonces registros en ocho empresas, entre las que figuraban la sociedad Cooperativa del Mar -agrupa a varios armadores que trabajan en el puerto de la capital barbanzana- y cinco vendedurías que funcionan en la lonja de Santa Uxía, así como en la sede de la Cofradía de Pescadores y oficinas de la rula ribeirense.

Esa intervención se desarrolla en el marco de un operativo extraordinario contra el presunto fraude en la compra-venta de pescados y mariscos, y que incluyó el desarrollo de inspecciones en 21 lonjas en las cinco comunidades autónomas. Los agentes sospechaban que podían tener un canal de ventas de pescado sin tributar y que iría desde el armador al minorista. Los inspectores pidieron en noviembre información sobre movimientos de los últimos cinco años, de especies capturadas, kilos descargados y precios alcanzados en lonja. Ayer volvieron para llevarse documentación que les faltaba para tratar de completar el puzzle. En todo caso se trató de una inspección administrativa, cuya realización ya se filtró en la víspera en la ciudad, y que por el momento no ha supuesto detención alguna.

Anuncios