BOIRO – Reconocimiento para un innovador proyecto educativo del IES A Cachada

p17-f3

Alumnos y profesores del IES A Cachada recibieron a última hora de la tarde de ayer en el Concello de Santiago el primer premio Educacompostela, que le otorgó esa Administración local por su proyecto “Starcach”. La profesora de Tecnología, Ana Moreiras, fue la encargada de tomar la palabra durante el acto de recepción del galardón en la casa consistorial de la capital de Galicia, y en su discurso comenzó cseñalando «non imos ser hipócritas e dicir que os premios non importan: mirádenos as caras. Vinteunha persoas felices, as vinteunha que cabían no microbus que nos trouxo desde o noso instituto de A Cachada, en Boiro». Añadió que es evidente que no se organiza un proyecto como el que ellos presentaron en virtud de eventuales premios, pero en los «grises tempos que corren calquera agarimo axuda a que iniciativas coma o Starcach se plantexen e desenvolvan con ilusión». Por ello, indicó que la razón última de crear este Seminario Transversal de Audiovisual e Robótica es que «nos formiguea o sangue, que somos xente activa e participativa que reivindica vivir experiencias estéticas e críticas fronte á anestesia xeral. Mesmo sen saber que iso é unha loita vital, loitamos».

Moreiras también manifestó que, probablemente Álex Hermo Jallejo no sabía que cantando en YouTube los otoños gastados de Manuel María metía al poeta de A Terra Chá en el imaginario videoartístico del nuevo cina gallego; Miriam Vilarnovo, cuando tomaba fotos para ilustrar en Snapchat, Instagram y Twitter la poesía de Manuel María, no era consciente de estar en un proyecto colectivo y creativo que hacía del #Starcach un pequeño pero feliz trending topic; Álex Velo, Pedro Guijas y Dani Calo, investigando en la elaboración de un proyecto domótico y generando videotutoriales sobre Raspberry Pi eran, sin saberlo, pioneros en la difusión de la IoT (Internet of things) en gallego; Carlos Piñeiro, describiendo en YouTube l montaje y manejo de un robot Mbot, acercaba a miles de estudiantes gallegos, de forma clara y concisa, un lenguaje de programación novedosa y versátil; Marta Casais, Pablo García y Moraima Aragundi no sabían que estaban realizando una película en HD sobre una distopía más que posible; Marina Ramallo y Sofía Otero no eran conscientes de ser un ejemplo para todas las niñas que miraban desconfiadas a los Mbots y Legos, demostrando que la robótica no es un juego de niños y reduciendo así la «fenda de xénero» en el uso de las TIC; Fernando Miranda, los hermanos Castro Blanco, Darío Fungueiriño y otros muchos seguramente creían estar simplementejugando cuando diseñaban videojuegos con los que interactuar con la mano a través de un sensor de infrarrojos, el Leap Motion, con el que crearon un laberinto virtual que puso a prueba el pulso de docenas de jóvenes; y Zaira Rodríguez, Gloria Pérez, Sergio Sóñora, Paula Outeiral y Rebeca, coordinando un conjunto de actividades interactivas, promovieron no sólo la participación de todo el centro, sino que ayudaron a organizar las primeiras Olimpiadas virtuales de videojuegos de la historia de Galicia.

«E para conseguir tan fermosos brotes, hai que estercar. O sustrato: temos a fortuna de estar nun ensino público que promove a creatividade e os proxectos de equipo, transversais e horizontais. Porque mal que lle pese a algúns, iso do ‘design thinking’ non é patrimonio do ensino privado en países afastados, senón unha actitude e un xeito de proceder que moitos hai anos que practican aquí ao lado, de Burela a Salvaterra, de Boiro a Manzaneda», dijo Ana Moreiras. Del mismo modo añadió: «O rego: se hoxe podemos facer proxectos normalizados en galego é porque outros moitos pelexaron antes ca nós, e hoxe, mal que pese a algúns, é posible e valente crear e difundir cultura en galego. A isto axúdanos ter alumnado do rural, pois nun tempo en que o galego está en retroceso nos fogares e nas escolar, o noso Equipo de de Normalización e Dinamización Lingüística (ENDL) pode permitirse o luxo de deseñar proxectos onde os obxectivos lingüísticos formen parte dun conxunto de obxectivos de maior envergadura, onde o galego se empregue sen maior discusión porque, naturalmente, estea aceptado que así sexa».

La profesora del departamento de Tecnoloxía del IES A Cachada afirmó que «a boa semente, mal que pese a algúns, no noso país hai canteira intelectual, e as mobilidades exteriores que os ameazan non son óbice para que eles creen, deseñen, programen e constrúan. Estamos vivindo unha lei educativa que, a parte de retrógrada e normalizadora, transmite a perigosa mensaxe suliminal de que este non é país para vangarda, e menos aínda en galego. Pero nós somos así, xa o dixen: teimudos, brincallóns e provocadores». Moreiras concluyó diciendo que «imos seguir creando contidos en galego, empregando as novas tecnoloxías en galego, difundindo a nosa mensaxe transgresora en galego; e por todo isto, grazas ao xurado que decidiu apoiarnos e darnos motivo para un novo sorriso hoxe».