RIANXO – El auditorio ya exhibe dos piezas arqueológicas líticas de un gran valor histórico de la localidad

p17-f3

El auditorio de Rianxo acogió a última hora de este jueves, 22 de diciembre, y ante numerosos asistentes la presentación de los trabajos de traslado y musealización de dos piezas arqueológicas líticas de gran importancia e interés representativas de la historia de la villa y que desde ese momento tienen ahí su espacio expositivo. Se trata de una piedra decorativa de una mámoa de Os Campiños de más de dos metros de altura y un merlón con escudo de los Soutomaior procedente del Castelo da Lúa. Abrió el turno de intervenciones  el concejal de Patrimonio, Xusto Ordóñez, que destacó la importancia de esta musealización y puesta en valor del patrimonio rianxeiro, objetivo de su departamento y, en el plano personal, de su participación en política. También destacó las facilidades dadas por el área de Patrimonio de la Xunta de Galicia, para facilitar la creación de ese espacio en el propio Rianxo y que se puedan admirar las piezas en la localidad.

A continuación habló el arqueólogo Mario César Vila, responsable del proyecto y especialista en las actuaciones realizadas en el Castelo da Torre, ahora conocido como Castelo da Lúa. Subrayó la importancia de la intervención, infrecuente pues normalmente “os achados arqueolóxicos se trasladan aos centros de referencia, antes ao Castelo de San Antón en A Coruña o al Centro Arqueolóxico do Barbanza, en Neixón”. Agradeció al Concello la labor encomendada y la decisión de rescatar estos elementos del almacén donde estaban depositados fuera del alcance de la ciudadanía, que ahora pasan a ocupar un espacio a los pies de las escaleras principales un local emblemático como el auditorio podrá desfrutar de ellos. Centró luego su intervención en el escudo e los Soutomaior, un merlón que presenta unas dimensioes de 80 centímetros de longitud, por 75 centímetro de anchura, por 24 centímetros de grosor, estando construida en granito local de buena calidad, seguramente de una cantera próxima. Como elemento singular, presenta en relieve el escudo de armas de los Soutomaior en su cara exterior, correspondiente al ajedrezado o jaquelado. Este muestra una orla simple que delimita el contorno del escudo, de forma rectangular y base semicircular, con pivote en el extremo inferior. La decoración se compone de 9 filas jaqueladas, separadas cada por una fila sin grabar (la primera de estas obras presenta el primer cuadro grabado) por 8 columnas de cuadros.

A continuación, fue Marcial Rodríguez, arquitecto que diseñó el soporte y composición del conjunto quien destacó la busca de resaltar en el espacio las piezas de piedra y no acertado de la elección del lugar para favorecer que miles de personas en el año puedan admirarlas. Hizo referencia a las dificultades de mover una pieza que podría llegar a los 1.200 Kilos de peso, cálculo obtenido a partir de las dimensiones y del tipo de materia prima utilizada coma soporte. A ese conjunto se añadirá en próximas fechas una nueva iluminación que permitirá sacar a los luz nuevos elementos. Se refirió a las dificultades de mover una pieza que podría llegar a los 1.200 Kilos de peso, cálculo obtenido a partir de las dimensiones y del tipo de materia prima utilizada como soporte.

Al conjunto se añadirá en próximas, pues una nueva iluminación que permitirá sacar a la luz nuevos elementos. Precisamente, Ramón Fábregas Valcarce, catedrático del área de Prehistoria de la USC y experto en la piedra de Os Campiños a través de varias publicaciones. Destacó como era la primera vez que podía contemplar la pieza de pie, “na súa forma orixinaria para ser vista e xa se albiscaban novos elementos en forma de gravuras”, precisan los organizadores de estas jornadas. El profesor dio sus felicitación al Concello por esta actuación y recordó que sus inicios en la arqueología precisamente na zona dos Campiños, en Leiro. “Alí en concreto, na mámoa 1, dun conxunto de seis, apareceu esta peza de 5.000 anos de antigüidade e plantexou a hipótese de máis idade”, precisó. Se estaría después ante una representación antropomórfica, de un guerrero con su cabeza, brazos y otros adornos o armas. “Unha figura pouco frecuente e inusual que lle da un valor inmenso ao conxunto e sobre o que prometeu volver a estudar en profundidade” dijo Fábregas.

Cerró el acto el alcalde de Rianxo, Adolfo Muíños, que agradeció la insistencia de la Concellería de Patrimoio, a la Concellería de Patrimonio por implicarse en este proyecto a la vez que sacan a la luz dos joyas del patrimonio histórico de Rianxo que son de las llamadas de atención para intervenciones futuras en espacios como la zona de Os Campiños, en Leiro y en el Castelo da Torre, “unha fortaleza pouco común pola súa ubicación na beira do mar”. También señaló el orgullo que siente de mostrar elementos tan distintivos en la historia de dos épocas diferentes que reflejan un pasado rico del municipio rianxeiro, desde la prehistoria al medievo. Llamó la atención la complicidad de otras administraciones para acompañar en el rescate de los tesoros que aún guarda el Concello de Rianxo.

dsc_0583