RIBEIRA – La Policía Local persigue durante dos kilómetros a un conductor sin carné que se fugó y puso en peligro a los viandantes

Quedó en libertad horas después de ser detenido, pero debe presentarse el próximo martes a un juicio rápido

El ribeirense J.G.M.C., de 48 años, protagonizó a última hora de la tarde de este lunes con un Nissan Almera una persecución durante un trayecto de unos dos kilómetros por la zona de Deán Grande, en la que llegó a poner en peligro la integridad física de viandantes y de otras personas que iban en bicicleta, sobre todo debido a la elevada velocidad a la que circulaba. Pisándole los talones iba una patrulla de la Policía Local de Ribeira que a las siete y veinte  de la tarde le acababa de dar el alto tras percatarse de que iba a los mandos de un vehículo pese a que carece de permiso de conducir que le habilite para ello, por no haberlo obtenido nunca. Además, tiene pendiente de cumplir una condena que le priva de conducir varios años a partir de que, de ser el caso, obtenga el carné correspondiente, como consecuencia de una sentencia dictada tras verse implicado hace años en un accidente con víctimas mortales.

Para evitar que se saliera con la suya y escapase, los agentes municipales que realizaban ese servicio solicitaron el apoyo de un compañero, que acudió hasta el lugar en otro vehículo oficial. Finalmente le dieron alcance y procedieron a denunciarle por un delito contra la seguridad vial y otro de desobediencia. Fue trasladado a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía para que lo pasase a disposición judicial, algo que parecía que iba a suceder a lo largo de la mañana de ayer, pero finalmente quedó en libertad sin pasar por las dependencias judiciales, pero fue citado para comparecer el próximo martes a un juicio rápido para responder por las causas por las es investigado.

Se trata de la misma persona que a primera hora de la madrugada de pasado 30 de abril fue sorprendido en las mismas circunstancias conduciendo el mismo coche por la Avenida García Bayón hacia el Malecón y también se procedió a su arresto. Un coche de la Policía Local que patrullaba por la zona se percató de que ese vehículo tenía problemas y que llevaba los faros apagados, por lo que le dio el alto. El automovilista atendió a esas indicaciones echándose a un lado de la calzada. Los agentes le solicitaron la documentación y pudieron comprobar que carecía de carné de conducir.