RIBEIRA – Un hostelero de Carreira sufre el séptimo robo, aunque esta vez sólo hubo daños materiales

DSC_3381.JPG

El hostelero carreirense Armado Cadaval no gana para disgustos después de que en la madrugada de este miércoles los ladrones regresasen a su local, con lo que acumula dos en este local. “Bar Primero Armando” -el anterior fue el 24 de febrero- y otros cuatro en el bar de la casa de cultura que regentó durante muchos años, a los que hay que sumar el que sufrió en su domicilio. Si en la anterior ocasión, se llevaron un botín de unos 3.200 euros en metálico, esta vez sólo hubo que lamentar daños materiales en la verja de la ventana del salón del bar y la rotura de una tubería del agua, todo ello valorado en unos 300 euros.

Cadaval se percató de lo ocurrido cuando acudió a abrir el local y vio que por el suelo del exterior del mismo discurría gran cantidad de agua que salía de una tubería de la traída en la parte posterior del negocio, y que la verja que protege una ventana estaba parcialmente separada, habiendo cedido parte de la misma. Para ello, los cacos usaron un gato de un coche, al igual que hicieron en el robo de hace casi tres meses para arrancar la verja de otra de las ventanas posteriores. En la inspección que realizó en el bar no echó nada en falta. Por el momento no ha trascendido si los amigos de lo ajeno llegaron a entrar en el citado establecimiento hostelero. Una unidad de la Policía Científica de la comisaría ribeirense acudió hasta el lugar de los hechos para tomar fotografías de la escena del delito, así como a recoger pruebas y huellas que permitan avanzar en la investigación.