RIBEIRA – La empleada de un comercio que denunció a un portugués por acoso anima a que otras hagan lo mismo

Después de tener conocimiento de la detención del súbdito portugués Jonathan P.D., de 24 años, por haber agredido a un policía local ribeirense, una empleada de un comercio de la zona peatonal de la capital barbanzana que lo denunció hace un par de semanas por acoso y molestias, anima a que otras de sus víctimas hagan lo mismo, con la finalidad de que se adopten las medidas adecuadas para acabar con esas situaciones. Señaló que no se pueden quedar de brazos cruzados para la autoridad judicial ordene su internamiento en un centro para ser tratado de los problemas mentales que tenga.

Esta trabajadora indica que su actitud, “con una sonrisa macabra, cara de loco y persecución intimidatoria” hace que no pueda estar tranquila. Además, subraya que desprende un olor nauseabundo, como ya apuntaron alguna vez varios padres de niños a los que se acerca en los parques infantiles. Añadió que se trata de una persona que sin hacer nada, ni mostrar una actitud violenta, “te mete el miedo en el cuerpo”, y que cuando le pregunta si le puede ayudar en algo le responde negativamente.

Esta mujer precisó que luego molesta a las clientas, ahuyentándolas y provocando que se marchen de la tienda, con lo que ella acaba por invitarle a que se marche. Como no lo hace, le amenaza con llamar a la policía, pero a él parece no importarle y dice “ya me conocen”. La empleada llama a los agentes municipales y se va. “No sabemos lo que puede llegar a hacernos, pero nos cuentan que en Vigo tuvo problemas por robos con violencia”, puntualizó.