BOIRO – La guardería Sagrada Familia critica que alguien “por despecho” quiera alterar su funcionamiento

P16 F3

Las denuncias por irregularidades en el colegio guardería Sagrada Familia, de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul, que se dieron a conocer a los padres en una reunión informativa celebrada en la tarde del viernes en el centro social de Boiro, han tenido respuesta por parte de la dirección de dichas instalaciones educativo. Sus responsables manifiestan su más enérgico rechazo a que “una persona ajena al centro, con la colaboración de antiguas trabajadoras, esté, por despecho, intentando alterar el buen funcionamiento del mismo”. Además, asegura que pone a disposición de cualquier familia del colegio que desee aclaraciones sobre cualquier tema, ya sea de ámbito sanitario, económico, educativo o pedagógico, toda la información o documentación que desee comprobar.

La dirección de la guardería certifica la calidad del agua que se utiliza en el centro y la alta calidad de la comida casera que se elabora en sus cocinas y que consumen las profesoras y los alumnos diariamente. “Los certificados positivos periódicos de los laboratorios de Sanidad así lo corroboran”, puntualizó. Del mismo modo, asegura que se sigue con un plan de mejora continua en el ámbito material, educativo, pedagógico y administrativo”, que le lleva a un compromiso con las administraciones competentes en los diferentes ámbitos y siempre con total disposición para realizar los cambios que la consellerías consideren necesarios. Las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul expresan su compromiso con la comunidad educativa y familias de la guardería Sagrada Familia, “como lo ha hecho durante los últimos 43 años”, y que se reserva emprender cualquier acción legal.

Por su parte, la reunión del viernes con los padres empieza a dar sus frutos. Además de aclararse las dudas y acabar con la rumorología al respecto, unos 30 padres dejaron sus datos personales para sumarse a las acciones colectivas que se han iniciado contra la dirección de este centro educativo. Los progenitores consideraron muy grave que, al parecer, se falseen datos para obtener productos del Banco de Alimentos, pues presenta una lista de 47 familias desfavorecidas cuando la relación real es muy inferior, o la admisión de niños menos de 2 años para lo que no tiene autorización de la Administración competente y otras cuestiones. Además del resultado de las diversas inspecciones, aguardan la respuesta del Vaticano.