A POBRA – Perro ahorcado y apaleado a manos de su dueño…

La Guardia Civil de Boiro investiga un posible caso de maltrato animal, con resultado de muerte, registrado a comienzos de esta semana después de que un vecino pobrense les alertase en la tarde del lunes de que acababa de ser testigo de como un vecino del lugar de Lesón golpeaba fuertemente a un perro mestizo de su propiedad con un instrumento bastante alargado, que aunque no sabe de que tipo era, cree que posiblemente se tratase de un palo. El denunciante, que aportó su testimonio a los agentes, indicó que a las seis y media de la tarde le había llamado la atención el hecho de escuchar unos gemidos muy forzados del animal, al que luego comprobó que estaba atado por una cuerda y colgado de una viga por el cuello en el galpón de su casa.

Según parece, el alertante manifestó a los agentes de la Benemérita que al ver lo que estaba pasando desde una distancia de unos 20 metros, su reacción fue la de empezar a gritarle al autor de los hechos para que no continuase con su actitud. La reacción de ese hombre fue la de dirigirse hacia la casa de su vecino, acompañado de su mujer y su hijo. El padre le dijo que el can le había mordido a su hijo de unos 30 años cuando lo sacó a dar un paseo, y para lo que le pidió que mostrase su brazo, en el que exhibía una pequeña tirita. La respuesta del testigo fue que se marchasen y que inmediatamente iba a llamar a la Guardia Civil.

Cuando llegaron varios miembros del cuartel boirense comprobaron que había un buen charco de sangre en el suelo, pero que no había rastro del animal, aunque si encontraron algunos pelos y otras pruebas que están siendo analizadas. El dueño del animal pudo haber justificado ante la Guardia Civil que tanta sangre procedía de la matanza de una gallina. Una vez se marcharon los agentes, a los 10 minutos salió del lugar de los hechos un coche a gran velocidad, en el que sospechan que podrían llevar el cadáver del perro, con intención de deshacerse de él, pero eso es algo que aún está por dilucidar por parte de los investigadores.

Un portavoz de Vox Ánima, José Carlos Vidal, indicó que tuvo conocimiento de esos hechos en la noche del lunes a través de una persona que le preguntó si conocía el mencionado caso de Lesón. Aunque ella no fue testigo de lo ocurrido, le facilitó el contacto para que pudiera conocer de primera mano el relato con detalle por boca del alertante. Nada más escuchar sus palabras,  este representante de la citada asociación para los derechos de los animales se dirigió al cuartel a presentar la correspondiente denuncia.

El objetivo que persiguen desde Vox Ánima es personarse en esta causa que, de confirmarse la veracidad de los hechos, éstos podrían ser constitutivos de un delito contemplado como una infracción muy grave en la Ley 1/1993, de protección de animales domésticos y salvajes en cautividad, ya que probablemente se trata de un maltrato animal con causa de muerte. Por ello, esta asociación solicita que se ordene la incoación de un expediente sancionador por incumplimiento de dicha normativa contra la persona propietaria de este animal, con imposición de la sanción pertinente.