RIBEIRA – Perderlo todo menos las ganas de luchas por un mundo mejor

P19 F1

Los alumnos del IES Nº1 de Ribeira participarán el miércoles 4 de noviembre en una campaña de recaudación de fondos, “un alumno=un euro” -pese a esa cifra, puede donar más o menos, lo que quieran-, con la que aportarán en unas huchas su granito de arena a la reconstrucción de los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf (Argelia) destruidos de manera generalizada por las recientes lluvias e inundaciones, pero de una forma especias los de Auserd y Dajla, además de cuantiosas perdidas en Aaiún, Bojador y Smara. La directora del centro, Pura Prado, indicó que lo que hace falta es dinero, a diferencia de otras iniciativas en las que se recogieron alimentos y ropa, pues no quedó nada en pie donde almacenarlos, pero teme que ahora venga lo peor si no se les ayuda. Hizo un llamamiento a la ayuda solidaria y humanitaria, “algo de persoas a persoas”, y un agradecimiento a las familias acogedoras de niños saharauis, representadas en el acto por Manola García, “que están sentindo esta traxedia como súa”.

El subdelegado del Gobierno del Sáhara en Galicia, Mohamedu El Hiba, acompañado del vicedelegado de SOGAPS en Galicia, Emilio Portela, manifestó que el pueblo saharaui lleva 40 años viviendo en la tragedia del exilio en Tindouf, tras ser invadido su país. Recordó que desde 1942 nunca se registraron hechos similares y precisó que acabaron por agravar la ya precaria y difícil situación en la que subsiste desde hace tanto tiempo esa población en los campamentos de refugiados. Manifestó que siempre que hay una catástrofe de estas características, desde Europa se fletan aviones con ayuda humanitaria, pero precisó que por ahora no se implicó nadie con los saharauis, salvo Agencia Internacional de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), pero dijo que más del 40% de la ayuda económica se la llevan los gastos de gestión, por lo que nunca llega íntegra.

El Hiba añadió que dicha organización mundial cifró inicialmente las pérdidas en casi 3.000 viviendas derribadas, más de 1.800 haimas destrozadas, 90.000 personas afectadas, de las que 25.000 lo perdieron todo, aunque cree que ahora esos datos son aún más elevados pues, entre otras cuestiones, las casa que habían quedado en pie se están cayendo tras las lluvias. Puntualizó que aunque no hay que lamentar pérdidas humanas y que el desastre causado por las precipitaciones e inundaciones no sólo se cebaron con los bienes materiales de las familias, sino también guarderías, colegios, hospitales, dispensarios médicos, mercados y edificios públicos de los campamentos.

Cristina Andrade, profesora y coordinadora de esta campaña en el IES Nº1, destacó que colaboran la ANPA y la Escola Oficial de Idiomas con el centro educativo. Añadió que las mesas con las huchas permanecerán expuestas de 10.00 a 14.30 y de 17.090 a 20.00 horas, y podrán entregar sus donativos, además de los estudiantes, los padres y cualquier vecino que lo desee. Del mismo modo, también lo pueden realizar en la cuenta de Abanca número ES51 2080 5409 11 3040113236. Precisó que están tratando de extender esta iniciativa a otros centros educativos y algunos, como el Bayón y A Milagrosa, ya le dieron luz verde, y otros están en proceso. También dijo que no hay agua potable, por lo que se pueden contraer enfermedades, y el persona sanitario que hay para atender a la población es insuficiente, y no descarta que pronto puedan empezar las epidemias.

Amparo Cerecedo, delegada de SOGAPS en O Barbanza, habló con el corazón al referirse a la grandeza del pueblo saharaui, que pese a tener sus casa y sus haimas derribadas, le dijeron que estaban bien, pues lo han perdido todo menos las ganas de seguir luchando por un mundo mejor. “Nos temos moito que aprender deles. Desde aquí nos pararemos ata que levanten as súas vivendas e que se faga xustiza para que algún día , máis pronto que tarde, podan volver ao seu país”, concluyó.