SE CUMPLE UNA SEMANA SIN TENERSE PISTAS FIABLES DE LA JOVEN DE OUTES DESAPARECIDA

IMG-20151010-WA0007

IMG_20151010_210656

La familia de la treintañera Mónica París Ruibal, que reside en la casa de sus padres en el lugar de O Freixo, en el municipio coruñés de Outes, se ha vuelto a poner en contacto con la redacción de “loqueyotedigo” para pedir nuestra colaboración para tratar de conseguir cualquier pista que pueda permitir su localización, cuando se cumple una semana de su desaparición y no hay avances en las investigaciones. Precisa que pese a lo que se haya podido publicar en algún sitio sobre un supuesto paradero de ella y de la persona con la que fue vista por última vez, no hay nada de cierto en todo ello. Un hermano de la joven indicó que le han preguntado a la Guardia Civil que se encarga de las pesquisas sobre las posibles pistas que pueda haber en relación a Mónica y le respondieron que todo seguía como al principio y que lo publicado en los últimos días era mentira, y que la están buscando todavía por todas partes, especialmente por la comarca noiesa, pues no se descarta que no haya salido de la zona. Añadió que la publicación de informaciones falsas sobre su supuesto paradero perjudica notablemente a que se la pueda localizar, sobre todo porque se baja la guardia. Por este motivo, la familia no duda en hacer una llamada desesperada para que todas las personas que puedan aportar alguna pista, dato o prueba sobre la localización de Mónica Paris Ruibal, de 30 años, se ponga en contacto y la faciliten en los cuarteles de la Benemérita. También reclaman que no se juegue con los sentimientos de una familia que lo está pasando muy mal.

Os recordamos, además de unas fotografías de la mujer desparecida, su descripción física: morena, lleva gafas, mide aproximadamente 1,60 metros de estatura y es de corpulencia y complexión normal. Fuentes próximas a Mónica Paris, que tiene dos hijas, indicaron que se sabe que esa joven salió el pasado miércoles, día 7 de octubre, de la empresa noiesa Pimosa, de ayuda a domicilio en la que está empleada, y en donde sus compañeras de trabajo indicaron que no la vieron al día siguiente en su puesto de trabajo, además de que trataron de localizarla llamándola a su teléfono móvil, pero les daba apagado o fuera de cobertura. Su familia indicó que tampoco sabe nada de ella desde el miércoles, cuando no regresó a casa. De hecho, al ver que se aproximaba la medianoche y no volvía, empezaron a llamarla al teléfono móvil y le mandaron mensajes, pero no les contestó pese a que aún estaba encendido.

Algunas fuentes apuntan que esta mujer pudo marcharse voluntariamente con un hombre en un Citroën Xsara Picasso de color dorado y con placas de matrícula 7265-FRX, por lo que los investigadores siguen tratando de localizarlo, aunque tampoco se descartan otras hipótesis. Un hermano de Mónica París dijo que tienen serias dudas de que la desaparición de su hermana fuera de forma voluntaria, pues no se llevó nada de ropa, y precisó que ni tan siquiera regresó el miércoles a la empresa en la que era jornada de cobro. Añadió que tras informar a primera hora de la mañana del jueves a la Guardia Civil outiense de la desaparición, no fue hasta última hora de ese día, cuando se cumplieron 24 horas de que se advirtió su ausencia, en que su hermano presentó formalmente la denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Noia, que investiga las circunstancias en las que se produjo ese hecho.