A POBRA – El nuevo contrato por gestión del fotorojo y de sus multas permite que el Concello obtenga un 51% de la recaudación por ese concepto

La cantidad de dinero que el Concello de A Pobra percibe de la recaudación de las multas que se imponen a través del sistema fotorojo que funciona en los semáforos de la zona de los jardines Valle-Inclán será en un porcentaje mayor que hasta ahora. Así lo indicó ayer el alcalde, Xosé Lois Piñeiro, quien indicó que, tras invitar a tres empresas para adjudicar dicho contrato, se decantaron por la oferta presentada por Omnivisión, que percibirá el 24% del importe de las sanciones, frente al 54% que percibía la firma que venía gestionándolo hasta ahora.

Pero, los beneficios no se quedan ahí, pues Piñeiro señaló que para la gestión de cobro de las multas se ha decidido prescindir de la empresa que lo estaba llevando y esa labor la va a desarrollar un funcionario de manera temporal, pero no se descarta que se mantenga si es que ese trabajador se ve capaz de seguir haciéndolo. Ello supondrá que el 21% que percibía esa compañía ahora irá a parar a las arcas municipales, mientras que en el caso de las multas que impongan los policías locales, el 100% de su importe será para el Concello pobrense.

El alcalde apuntó que se está mirando la posibilidad de incrementar el tiempo en que los semáforos permanecen en ámbar pues varios conductores indicaron que dura tan poco que no les da tiempo a pasar sin que los sorprenda el fotorojo, como se le planteó en una reciente reunión.