RIBEIRA – La Policía Nacional refuerza los controles específicos vinculados con los delitos de tráfico de drogas plauden

La redada antidroga efectuada a última hora de la tarde de este jueves en un establecimiento hostelero situado junto al parque García Bayón, y de la que dio cuenta “loqueyotedigo”, ha sido uno más de los registros o controles que están llevando a cabo las fuerzas del orden, en concreto, la Policía Nacional, para poner freno al tráfico de estupefacientes en Ribeira. En el citado operativo, que parece ser que se practicó, entre otros motivos, tras recibirse una filtración de que hace unos días se produjo un supuesto intercambio de un teléfono móvil presuntamente robado que pudo entregar un conocido delincuente de Bretal al responsable de ese local a cambio de un gramo de cocaína. A falta de confirmación oficial, los investigadores salieron de ese negocio con las manos vacías y sin practicar detención alguna. Un aspecto que se desconoce es si, al final, el dueño del celular denunció la sustracción o renunció a hacerlo por temor a represalias, tal y cono indicaron círculos próximos a esa persona.

Dentro de esa labor tendente a lograr la erradicación de puntos negros de venta y distribución de drogas, a varios vecinos de las céntricas calles Pérez Galdós y Mariño de Rivera, cerca de la casa consistorial, les llamó la atención la presencia de efectivos de una unidad judicial de la comisaría de Ribeira en un edificio de dicho entorno, en concreto en un ático, sobre el que podría haber sospechas de que sea un punto de venta de drogas. Pero, los residentes del edificio indicaron poco después que no vieron nada, sobre todo porque la mayoría tampoco se encontraba en sus casas en ese momento. Sin embargo, alguno dejaba entrever que en el piso situado en la parte superior había cosas raras, sin especificar mucho más que quienes viven en él ponen música a un volumen alto. Un vecino del entorno relató que hace aproximadamente un mes vio como alguien se encaramó al tejado de un edificio colindante y luego ascendió por una tubería hasta el mencionado ático. Aunque no sabe a ciencia cierta lo que hizo allí dentro, algunas fuentes creen que puede estar relacionado con las sospechas policiales.

Algunos colectivos han advertido que de un tiempo a esta parte se ha detectado un incremento en el consumo de sustancias estupefacientes y ven con muy buenos ojos y aplauden que las fuerzas del orden intensifiquen la  vigilancia en esta materia para frenar esa escalada en lo que a venta y distribución de estupefacientes se refiere, pero piden una mayor constancia y sucesión en el tiempo en ese tipo de actuaciones.