RIBEIRA – La Policía Nacional detiene por robo a un joven de Bretal al que un día antes una juez dejó en libertad por hechos similares

Inicialmente, ese individuo huyó con dos cómplices al oír los gritos de un vecino  que los sorprendió dando martillazos a la puerta de la vivienda en la que reside con unos sobrinos

Poco más de 24 horas le duró la libertad a un joven de Bretal, en la parroquia ribeirense de Olveira, cuya identidad responde a las iniciales y que popularmente es conocido como Roberto do Viso, de 31 años. En la mañana de este miércoles una juez lo dejó en libertad con cargos después de que funcionarios de la comisaría lo detuvieran en la madrugada del martes y al que se le imputó una decena de robos con fuerza, la mayoría de ellos en el lugar de Sirves, en donde los vecinos están hartos de que les entre en los garajes y galpones para llevarse diversa maquinaria. Pero, poco más a las tres de la tarde de ayer quiso dar un paso más y fijó su objetivo en una vivienda, pero la colaboración ciudadana y la acción policial han permitido que su acción y sus dos cómplices tuviera los minutos contados.

Un vecino de Bretal ya los había visto merodear por las inmediaciones de la casa en la que vive con unos sobrinos en Bretal, cuando momentos después empezó a escuchar una serie de fuertes martillazos en la puerta principal para reventarla, sobre todo en la cerradura, con la intención de entrar a robar. Posiblemente, al no haber vehículos delante de la casa, tanto é como una de las otras dos personas que le acompañaban -el tercero esperaba dentro de un Renault Clío- debieron creer que no había nadie en el domicilio. Pero, para su sorpresa, estaba uno de los habituales inquilinos, que le gritó e iniciaron la huida en el citado vehículo. Poco después acudieron dos coches patrulla de la Policía Nacional ribeirense al lugar de los hechos  y cuando los funcionarios hablaban con el alertante, por delante de la casa volvió a pasar ese coche, en el que iban Roberto do Viso y uno de sus supuestos cómplices, que preguntaron por lo que había pasado al ver los coches oficiales de la comisaría de Ribeira como si la cosa no fuera con ellos. Como los agentes ya tenían conocimiento de que se trataba de ellos, se dirigieron hacia el automóvil que ocupaban y procedieron a su detención. Parece ser que ambos le suplicaron a los policías que no los arrestasen exponiéndoles diferentes argumentos e, incluso, el joven que había quedado en libertad un día antes opuso mucha resistencia, “co que os tres axentes tiveron que utilizar a forza para reducilo e levalo preso”, dijo una testigo.

En el lugar donde se produjeron estos hechos y cuando  ya habían llegado los policias se presentó una mujer que había estado en el cementerio del lugar y a la que le habían sustraído el bolso que había dejado dentro del coche, en el que no había cerrado con la llave, por lo que los ladrones no tuvieron necesidad de forzar nada. Este y el otro suceso antes citado fueron muy comentados durante el resto de la tarde en la zona de Bretal y sus alrededores, en donde los vecinos aseguran que  la alarma social por los robos en los que presuntamente está implicado ese joven es extrema. Algunos aseguran que ese individuo sembró el pánico en el lugar y reclaman que se adopten medidas, aplicándole todo el peso de la ley, para que no tengan que seguir sufriendo sus robos o, lo que es peor aún, que sus comportamientos tengan consecuencias más graves de las que haya que lamentarse.