A POBRA – La extraña desaparición de un hombre en Cabío activa un amplio operativo de busca en esa zona litoral

Un cliente del camping dio la voz de alarma y fue hacia él en un barco de remos al escuchar que pedía “socorro”

P19 F1

DSC_1382

La alerta de una persona sobre unos gritos desgarradores pidiendo auxilio en la zona de la playa de Cabío y la localización de diversas prendas y aparejos de pesca y otros objetos hundidos cerca de las rocas que separan ese arenal del de A Illa, son las únicas pistas que se tienen sobre un individuo al que se está buscando desde la una de la madrugada del lunes, que presuntamente se encuentra desaparecido y sin que por el momento pudiera ser encontrado. Del mismo modo, no se sabe de quien pueda tratarse pues no hay denunciada la desaparición de ninguna persona. Entre las hipótesis que se barajan se encuentran que pueda estar en el fondo, para lo que se mantiene activo un operativo de rastreo, que desde la tarde de ayer incluye a los buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, que realizaron inmersiones con el apoyo de la zodiac de la agrupación pobrense de voluntarios de Protección Civil.

DSC_1150

DSC_1142

Otra de las posibilidades que no se descarta pasa por el hecho de que la persona que se encontrase en apuros pudiera haber salido del agua por sus propios medios y se encuentre sana y salva en su casa. A esta conclusión se llega tras haber encontrado en la zona de la desaparición un vadeador completamente rasgado, al parecer por varios cortes con una navaja, que pudo haber realizado la persona a la que se da por desaparecida para poder sacárselo de forma rápida para salvarse. De hecho, también se encontraron prendas de ropa, como un pantalón vaquero azul, un polo azul promocional de la conmemoración del 10 aniversario del servicio de “Busca e
Salvamento de la Xunta, una chaqueta polar, además de una navaja, un caldero, una caña y tres aparejos. Incluso se localizó una vara de caña que pudiera ser usada para apoyarse al caminar. Por esto último y dada la tipología de la ropa, se sospecha que se podría estar ante una persona con una edad avanzada. Además, no apareció la ropa interior, por lo que se baraja que, estando en paños menores, pudo volver hacia
su casa. Tampoco había ningún vehículo en las inmediaciones y nadie presentó denuncia por desaparición de una persona.

DSC_1088

Fue un cliente del camping Ría de Arosa, el coruñés Juan Carlos Peláez, quien dio la voz de alarma después de llevar un buen rato escuchando voces que, cuando empezaron a hacerse más nítidas y con un tono más desgarrador, pudo entender que alguien pedía “socorro”. Fue entonces cuando, junto a su hermano -este último fue evacuado al Hospital do Barbanza al sufrir unos cólicos-, se subió a un barco con remos que había en la playa y se dirigió hacia la zona escondida por la niebla de donde procedían los gritos, y que no era otra que las rocas situadas entre Cabío y A Illa. Sin embargo, tras atravesar la playa y llegar a esas piedras ya no había nadie, “sólo el silencio de la muerte, sepulcral”, precisó este testigo.

DSC_1109

Peláez indicó que previamente se alertó al Centro de Atención de Emerxencias 112 Galicia, desde donde se movilizó a la lancha “Salvamar Sargadelos” de Salvamento Marítimo, a la citada agrupación de Protección Civil de A Pobra y a la Policía Local y Guardia Civil. Se pensó en movilizar un helicóptero pero la falta de visibilidad por la espesa niebla lo impidió. Este primer operativo se mantuvo abierto hasta las cuatro de la madrugada.

DSC_1127

Al abrir el día se reactivó el dispositivo con Protección Civil, Policía Local, Guardia Civil y socorristas, que se mantuvo hasta la una de la tarde, para lo que se repartieron en grupos desde la iglesia de O Xobre a la playa de A Corna, pasando por Calduario, el camping, Cabío y A Illa, para buscar principalmente por tierra, y con una zodiac por mar. Regresaron pasadas las cuatro de la tarde, junto con los GEAS, que buscaron por un área situada junto las boyas de balizado del arenal de Cabío, enfrente del puesto de socorro.

El rastreo, que se suspendió pasadas las ocho de la tarde del lunes, se prevé retomar a primera hora de la esta mañana, tratando de coordinarse en función de las corrientes.

Anuncios