RIBEIRA – Vecinos y turistas de implican en una campaña para pedir un kiosko para una vendedora de cupones de la ONCE en Aguiño

Están recogiendo firmas de apoyo a través de la plataforma change.org, que se suma a otras iniciativas de los 3 últimos años

P21 F1

Mariló Martínez, titular del puesto de venta de cupones de la ONCE en la parroquia ribeirense de Aguiño viene soportando al a intemperie desde hace la friolera de 19 años todas las inclemencias del mal tiempo, algo que también padece durante estos días de verano en que el viento y la lluvia acompañan. Ante esta situación, los vecinos reivindicaron hace unos tres años que desde dicha organización le instalasen un kiosko como los que tienen otros compañeros suyos. Incluso, el año pasado, realizaron una recogida de firmas para insistir en su demanda. Desde entonces, sólo recibió palabras bonitas y promesas, pero ningún hecho concreto.

Cansada de ver como pasa el tiempo y la situación no varía lo más mínimo, una turista de la zona emprendió una campaña similar de recogida de apoyos a través de la plataforma change.org, en la que espera obtener el respaldo necesario para luego remitírselo a la presidenta del consejo territorial de la ONCE, María Dolores Venancio Vilaboy, y al delegado territorial en A Coruña, Manuel Martínez Pan, para que atiendan esa solicitud. Mientras no llega el día en que se logre ese objetivo,
Mariló agradece a los dueños de la farmacia de Aguiño su buena voluntad y le dejen un espacio con una silla en la entrada de su casa en donde puede refugiarse.

En el escrito colgado en dicha plataforma electrónica se indica que Mariló sonríe siempre y habla con la misma alegría a sus vecinos y a los que pasan las vacaciones en este pueblo costero, a cuyo encanto no siempre”. Además, incide en que en Aguiño llueve y hace mucho viento incluso en verano, pero que ello no impide que esta vendedora de la ONCE acuda puntualmente a la carretera general del pueblo, donde coloca un cartel hecho a mano para anunciar los botes acumulados y, a la vez, sostiene la ristra de cupones y el comprobador de números.

“Tras años de trabajo Mariló merece tener un lugar para instalarse de forma cómoda y a salvo de las inclemencias del tiempo”, subraya la impulsora de esta recogida de apoyos. “Se ganó el cariño de sus vecinos de siempre y de aquellos que lo somos temporalmente, y que creemos que se merece con creces disponer de  las condiciones idóneas para hacer lo que mejor sabe: regalar sonrisas e ilusiones», concluyó.