RIBEIRA – El agua de lluvia acumulada en el toldo de las haimas de las asociaciones ribeirenses en Artemar provocó el hundimiento de una de ellas

DSC_0572

DSC_0578

DSC_0585

La feria Artemar Ribeira 2015, que está registrando un gran éxito por la gran afluencia de público, podría cerrar sus puertas por este año antes de tiempo debido al temporal de lluvia y, sobre todo, de viento. De hecho, en torno a las dos y media de esta tarde, cuando estaba a punto de hacerse la pausa programada a diario mientras la gente se va a comer, el peso de las bolsas de agua acumulada en la parte superior de los toldos hizo que doblasen y rompieran las barillas y sujeciones de aluminio de esas estructuras instaladas en la Praza do Concello. Por ese motivo, el Concello de Ribeira decidió que se desmontasen y se supendieran las diversas, degustaciones, talleres y actividades informativas y de promoción turística de la zona que se iban a desarrollar por la tarde tanto en esa carpa, de la entidad llamada “Riveira escríbese con V”, como la continua del colectivo Aires de, siguiendo las recomendaciones de Protección Civil, que apuntaban que por la tarde se van a registrar fuertes rachas de viento que podrían rondar los 80 kilómetros por hora.

El Concello ribeirense había decidido suspender inicialmente la queimada y conjuro previstos para la noche de este domingo, pero la mejoría en el tiempo en el horario vespertino le hizo cambiar de opinión, pero los organizadores no le quitaron ojo al cielo en ningún momento. Lo que se mantendrá de todas maneras era la celebración del sorteo de lotes de conservas artesanales a las diez de la noche de ayer en los soportales de la casa consistorial. Responsables de la organización de Artemar indicaron que también contactaron con la empresa que se encargó de traer el resto de puestos artesanales y marineros que se distribuyeron por varias calles y plazas céntricas de la ciudad, para informar de la situación, dejando en sus manos la decisión que tomen sobre la continuidad de este evento. Los responsables de la empresa le respondieron que iban a esperar hasta la reapertura vespertina (18.00 horas) para decidir si permanecen o desmontan todo y se marchan, en función de como evolucione la meteorología. Finalmente, aunque algunos de los feriantes decidieron desmontar y marcharse, se mantuvo el desarrollo de la feria tal y como estaba previsto, como consecuencia de la mejora en la meteorología.

Por otro lado, los Bomberos del parque comarcal de Ribeira acudieron poco después de la una y media de la tarde de este domingo a retirar parte de la decoración de dicha feria artesanala y marinera que estaba colgada en la céntrica Avenida Rosalía de Castro y que el viento y la agua que empapó las telas provocó que bajasen notablemente su altura e impidieran el paso de vehículos de gran tamaño, como camiones o autobuses.

Anuncios